Restaurantes en el Barrio Las Letras

Inicio / Restaurantes en el Barrio Las Letras / ‘Taberna el Gallocanta’, donde el huevo y el cerdo son protagonistas

‘Taberna el Gallocanta’, donde el huevo y el cerdo son protagonistas

Laura BF

En pleno barrio de Las Letras, muy cerquita del Congreso de los Diputados, se encuentra esta taberna de corte tradicional especializada en platos elaborados con huevo (de gallinas criadas en una granja de Segovia) y cerdo (de Teruel). Está en una calle de lo más animada, rodeada de tascas de toda la vida como ‘La Dolores’ y ‘Los Gatos’, y de otras recién llegadas como ‘Taberna de la Elisa‘, lo que invita al personal a marcarse un tapeo sin hora por la zona. De bar en bar y tiro porque me toca, que lo de ‘una caña y nos vamos’ es el farol más visto de todos los tiempos. Veo tus cañas y subo un par más.

El Gallocanta merece tener parada en esa ruta. Santiago Vaca de Osma (empresario) y Manuel Herrera (hostelero y productor de vinos) son los propietarios y lo han abierto en el mismo local que ocupaba ‘El Rábano’, un comedor mítico del barrio. Ahora luce más moderno y agradable, con colores cálidos e imágenes de gallinas decorando las paredes. En la parte de arriba se encuentra el comedor, ideal para disfrutar de un banquete más relajado, y a pie de calle, la zona de la barra, con varios taburetes altos y algún barril donde montarse un pica pica.

HOMENAJE A LA COMIDA DE SIEMPRE

La carta es la misma para ambos espacios y, como decimos, supone un homenaje al cerdo pero, sobre todo, una oda al huevo. Con él se elaboran la mayoría de entrantes, como la Tortilla de patata agria, con cebolla dulce y con el huevo muy poco cuajado, o la Tortilla a medias, que llega a la mesa hecha sólo por la base y puede ser de dos tipos: con alcachofas y rilletes de oca o con boletus, setas y jamón. Ambas opciones son imprescindibles, si eres de los que se pierde con una tortilla muy (muy) poco hecha.

Taberna el Gallocanta', donde el huevo y el cerdo son protagonistas

Continúa el festín con el Pisto Manchego, otro must de la casa, preparado a fuego lento de la manera tradicional; y con los Huevos fritos, acompañados de jamón de Teruel y chistorra roja y blanca de Arbizu. Un festival calórico digno de degustar.  Sigue el picoteo con la Ensaladilla rusa, con bien de bonito del Norte, o con el Tomate rosa de la casa, que aparece con huevo duro, bonito y pimiento verde. Otras sencillas recetas completan los entrantes, contundentes todos ellos, como las Croquetas de jamón y pollo o la Cecina de Teruel, aliñada con aceite de limón y pimienta.

En los principales el que pega el cante es el cerdo, con tres propuestas diferentes. La especialidad es el Solomillo con salsa Rusticana y patatas fritas, disponible también con presa. Es diferente por su salsa patentada, elaborada con nata, mantequilla, brandy, pimienta y demás especias. Las otras opciones son el Cachopo relleno de jamón, queso y crema de piquillo y el Lomo de orza frito en manteca de ajos y laurel.

Todos los días ofrecen varios platos fuera de carta, con especial mención a los arroces melosos, servidos en formato individual. Dos muy socorridos suelen ser el de Magro de Teruel, chistorra y trigueros, y el de Sepia y gambas. Por si la oferta no es suficiente, tiene una especie de menú semanal en lo que ellos han llamado Plato del día que viene precedido por una tapa (ensaladilla, salmorejo, tortilla…) e incluye un principal, que puede ser Entrecot a la parrilla o Bacalao a la gallega, por ejemplo.

Mientras las copas se llenan con los vinos del propietario, con Finca Herrera como etiqueta principal, y con otros caldos de pequeños productores, el final llega con lo que a nadie le amarga. Destacan el Flan especial con toque de queso, nata y fresas, que es una suerte de cuajada casera, y las tartas hechas en casa, que dependen de la temporada: en esta ocasión eran de Zanahoria y de Suflé de limón. Jugosas y esponjosas.

EL IMPRESCINDIBLE es la tortilla de patata, especial si te gustan muy poco cuajadas y con el huevo casi derretido. Es digna de devorar con cuchara, si me apuras, y exige más de un currusco de pan para untar.

FÍJATE EN… las lámparas de la zona de la barra, elaboradas con hierro, en color dorado y decoradas con cubiertos. Curiosas.

* Fotos: Paco Montanet

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!