Restaurantes en el Barrio Las Letras

Inicio / Restaurantes en el Barrio Las Letras / ‘Decadente’, cocina y coctelería hasta altas horas en Las Letras

‘Decadente’, cocina y coctelería hasta altas horas en Las Letras

Abraham Rivera

Lo tiene todo. Por eso podemos aventurarnos a decir que Decadente está llamado a marcar época. El buen ojo de su principal artífice Marco Martinez, también al frente de Buns & Bones, Alimentación Quiroga o La Terraza Atenas, es un punto a tener muy en cuenta. Y es que Martinez es un vecino del barrio, que se ha criado desde pequeño en las calles aledañas a Huertas, y que ha querido darle a la zona un lugar que llevaba pidiendo a gritos. Porque Decadente ofrece muchas opciones para el animal nocturno que quiera dejarse llevar por sus propuestas: restaurante, coctelería, barra informal…

Todo cabe en este atractivo local, mientras estemos dispuestos a vivir la noche. Porque su singular horario, cocina abierta hasta las dos de la madrugada, no deja lugar a dudas: aquí se viene a jugar. Pero empecemos por el diseño interior, obra del propio hostelero, que hace alarde de vigas de madera, algún muro visto, suelo de mosaicos y un medido uso de los dorados en la barra, al que se suma una cafetera de estilo vintage. Todo ello acompañado de antiguos elementos que formaban parte de la primitiva taberna que había allí anteriormente. Su dueño, Joaquín, sigue siendo el casero. Al fondo se sitúan las escasas diez mesas con las que cuenta el salón-comedor, separadas estratégicamente para que la cena se pueda disfrutar en plenitud. Ayuda una materia prima de primer orden, avalada por dos de las firmas más importantes del sector: Balfego, si hablamos de atún rojo sostenible, y Discarlux, en el ámbito de la carne de vacuno.

Decadente, cocina y coctelería hasta altas horas de la noche en Huertas

Los platos ofrecidos en carta no mienten: poke, de atún fresco y bien marinado, acompañado de aguacate, rábano, cebolla morada y col lombarda; mejillones de roca, importados de las rías gallegas, a la crema de sake; sopa de cebolla gratinada, un plato verdaderamente campeón que no tiene nada que envidiar a su homólogo liones; steak tartar, de solomillo de ternera y cortado a cuchillo, perfecto de textura y sabor; y para terminar unas sencillas, pero muy apetitosas, fresas con chocolate. Se come muy rico en Decadente. El vino, donde encontramos un excelente Pétalos del Bierzo o un Luis Cañas de La Rioja, ayuda a que la cuenta no se vaya de madre. Para los que busquen algo de picoteo improvisado en barra o una comida informal en las mesas bajas en torno a ella, también disponen de una carta de barra con esos platillos infalibles, que gustan tanto a locales como a los numerosos turistas que, de día, pasean por la zona: croquetas de carabinero, patatas bomba, ensaladilla rusa, tabla de quesos…

Y si se quiere trastear un poco mas, siempre hay opción de disfrutar del cocktail bar situado en las cuevas de la planta inferior, una cava de ladrillo visto donde antes se ubicaba la bodega de la taberna. Un territorio dirigido por el barman Oscar Molina, que ha querido desarrollar una selección de tragos sencillos y divertidos formatos, con guiños a los generosos de Jerez. La forma de mostrarlos, con un elaborado show y puesta en escena, conquista muy mucho. ¿Los mejores ejemplos? El que llaman BOOK, presentado dentro de un frasco en el compartimento secreto de un libro, y que lleva bourbon, oporto, zumo de limón y arándanos; y el electrizante MYO, con ginebra, limón, crema de coco, chili rojo y cilantro. En la cava también encontramos un tocadiscos y un centenar de vinilos, dispuestos para que quien quiera pueda ponerlos, rematan el día. O la noche. 

* Fotos Paco Montanet

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!