Tiendas en el barrio de Salamanca

Inicio / Tiendas en Madrid / ‘La Dolce Fina’, la heladería italo-argentina que levanta pasiones

‘La Dolce Fina’, la heladería italo-argentina que levanta pasiones

Beatriz Jarauta
5/5 - (1 voto)

Si nos preguntasen cuál es nuestra heladería favorita de Madrid tardaríamos un buen rato en contestar. No es ningún secreto que desde hace tiempo la capital acoge nivelazo en cuanto al postre veraniego por excelencia. El listón sube poco a poco cada verano, con nuevas y sonadas incorporaciones, a las que este año hay que sumar La Dolce Fina Gelatería, un nuevo templo al que peregrinar para devorar helado artesanal del bueno. Aquí, en el número 31 de la calle Villanueva, vamos a poder endulzar desde una mañana de paseo por el Retiro hasta un buen maratón de compras por el barrio Salamanca. Ah, y no hablamos de cualquier tontería: algunas de sus recetas están premiadas como ‘las mejores del mundo’. 

La Dolce Fina Gelatería es un concepto de helado artesanal que se ha creado con un propósito: llevar los helados caseros (hechos a mano y con mucho -mucho- amor) a todo aquel que quiera disfrutar de verdad del postre que esta familia defiende a capa y espada que se consuma todo el año. Y es que tenemos la manía de alejarnos de los bocados fríos en cuanto empieza el otoño, pero en esta fábrica de la felicidad están dispuestos a hacernos gozar cada uno de los doce meses con su propuesta. 

La Dolce Fina, la heladería italo-argentina que levanta pasiones en Madrid

DE ARGENTINA HASTA ESPAÑA, PASANDO POR ITALIA

Los artífices de esta heladería son la maestra pastelera (y cantante) Pilar Artaza y Juan Pablo Brina, pareja de negocio -y de manita-. Ambos argentinos: él con descendencia italiana, ella vasca. Toda su vida han vivido al otro lado del charco pero hace ya tres años que vinieron a probar la vida española encandilados por sus raíces europeas. Con la pandemia se pusieron a darle al coco y a pensar qué podrían abrir en Madrid que fuera más allá de la pastelería. Y mientras se acordaban de su infancia en Argentina y de la gran tradición que hay allí de ir en familia a tomar helado, surgió la idea. Así es como en octubre de 2020 viajaron a San Gimignano (Italia) para formarse junto a dos grandes maestros heladeros campeones del mundo: Sergio Dondoli y Sergio Colalucci.

La Dolce Fina, la heladería italo-argentina que levanta pasiones en Madrid

HELADOS ARTESANOS 100% NATURALES

Con todo el conocimiento adquirido de sus dos mentores finalmente abrieron este espacio donde podemos encontrar sabores para tocar el cielo. Sus helados son 100% naturales, elaborados con fruta fresca y de temporada, sin colorantes, saborizantes o estabilizantes. Todo hecho a mano de principio a fin, con el cariño de las manos de Pilar y su equipo. Ella misma se pasa el día desgranando la menta, pelando la fruta, caramelizando los frutos secos o haciendo cualquier tarea necesaria para que el helado final sea de una calidad tremenda.  

En su local de altísimos techos y arquitectura de inspiración italiana podemos ver unas lámparas de color lila con forma de la flor del azafrán que cuelgan en medio del ‘’salón’’. Entonces nos damos cuenta de que muchos detalles del espacio tienen el mismo color y que se puede intuir muy bien que hay un concepto detrás del proyecto. Su esencia parte de Serafina (beata Fina), que es la virgen de San Geminiano, en la Toscana. La tierra que les inspiró a crear sus helados y de la que quisieron acordarse cada vez que la nombraran (de ahí ‘Dolce Fina’). Cuenta la historia que las flores que crecieron alrededor de su tumba cuando la enterraron eran las del azafrán, y por ello quisieron agarrar toda esa simbología y traerla no solo a su nuevo negocio: también a uno de sus helados estrella, la Crema de Dolce Fina. Un sabor original de Sergio Dondoli, dulce y suave a la vez, coronado con piñones caramelizados que le dan un toque crujiente increíble.  

La Dolce Fina, la heladería italo-argentina que levanta pasiones en Madrid

SABORES ITALO-ARGENTINOS INTENSOS Y SIEMPRE DE TEMPORADA

¿Qué más sabores encontramos en La Dolce Fina Gelateria? Aunque ya adelantamos que están todos tan buenos que la tarea de quedarse con uno sigue siendo complicada: todos son cremosos y están para chuparse los dedos. Uno de los más queridos es el de Pistacho, con un sabor muy muy intenso y una textura perfecta. Haciendo honor a su tierra elaboran helado de Dulce de leche con trocitos de chocolate negro, que lejos de lo que se pueda pensar, no empalaga para nada (se puede mezclar con uno más dulce sin problema). Le siguen una espectacular Stracciatella, el helado de Tiramisú, el clásico de Nocciola o el de Cacao (que por su escaso dulzor se nota muchísimo que es natural y, aunque es potente, con quien le guste el chocolate negro levantará pasiones). 

Los frutales son una auténtica maravilla: son muy fresquitos y saben a fruta natural (mezclarlos con sabores más cremosos se convierte en un must). La fruta irá cambiando cada mes según la temporada. ¿Para verano? Un helado de Fresas delicioso, helado de Melocotón (que sorprende mucho), helado de Mango o helado de Menta. Pero además se lanzan con mezclas más originales, como el helado de Pomelo rosa con cava o el Zavagione, que lo hacen a base de huevo y un vino muy suave de la Toscana (utilizado por los sacerdotes en las misas), un sabor que no se podrá encontrar en ningún otro sitio.

La Dolce Fina, la heladería italo-argentina que levanta pasiones en Madrid

¿Para los niños? Helados como el de Oreo (nada que ver con lo que se suele encontrar en heladerías con procesos más industrializados) y el de Galleta Lotus. Pero también hay que echarle el ojo a una pequeña nevera que tienen en el escaparate con algunos polos de palo de los de toda la vida. Son bien coloridos y golosos así que más de un adulto acabará picando seguro. Los tienen de sabores como el de Mandarina, Dulce de leche con chocolate blanco, Chocolate con leche, Kinder Bueno con chocolates blanco y negro, corazones de crema de fresa recubiertos de chocolate blanco rosado… y más.

Sin duda la Dolce Fina Gelateria ha sido todo un descubrimiento que, esperemos, haya venido para quedarse: la elaboración es buena, los sabores intensos, ¿y ellos? ¡Resimpáticos! 

EL IMPRESCINDIBLE… El helado de pistacho (pídeles recomendación para saber con qué otro sabor mezclarlo).

FÍJATE EN… Las preciosas molduras que tienen las paredes.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!
5/5 - (1 voto)

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!