Restaurantes en Conde Duque

Inicio / Restaurantes en Madrid / ‘Roll Madrid’, orgullo yankee

‘Roll Madrid’, orgullo yankee

Andrés Galisteo

Para orgullo el de Ryan Day, americano en Madrid. Dejó su Chicago natal por amor, pero este filólogo de mundo sigue tirando de raíces. No se las lleva solo a los libros, también a la cocina. Primero en Toast Café y ahora en Roll Madrid, restaurante que dirige junto a Claudia, la responsable de su residencia en España. Y si alguien sigue pensando que los yankees no saben comer, que se pase por Roll y lo piense dos veces.

Cocina norteamericana, elaborada y de calidad. Es posible, existe, y está muy cerca. El impacto no solo se lo lleva el paladar, también la vista, porque para colmo se enmarca en el entorno más castizo, el de un antiguo local en la Plaza de las Comendadoras, de techos altos, molduras de yeso, amplias mesas de madera y suelo de ajedrez. Ryan dice que se lo encontró de casualidad, y el contraste tiene su punto.

Sabor americano y cócteles exóticos

En Roll no hay una variedad infame de hamburguesas. De hecho, solo hay una. Su carta es rompedora porque nos acerca platos que, según él mismo, incluso en Chicago no son fáciles de ver:  Soft shell crab, Reuben y Po’ Boy sandwiches, shrimp cocktail... Traducimos. Cangrejo blando, un sandwhich a base de pastrami, emental y sour kraut (col agria), otro con ostras fritas, salsa de remolacha y sour dough bread (un pan típico de larga fermentación), cóctel de gambas… Recetas tradicionales muy características de la cocina criolla que Jamie Downey, el chef, se trae a la capital. Su particular versión del fish and chips inglés, pork chops (chuletas de cerdo) o meatballs (albóndigas de toda la vida) también son opciones que, en este caso, componen su menú del día en laborales. El pollo con gofres, para quien se acerque sin tener muy claro si es hora de desayunar o comer, es sorprendente. Como lo es su brownie de chocolate con crema de cacahuetes y plátano, y su exótica oferta de coctelería. El Pica Piña, con piña, jalapeño y cointreau, o el Sakitin, con vodka sake y jengibre (no apto para blandengues), son dos de las potentes referencias inspiradas por el Whistler Bar de Chicago.

Los fines de semana no podía faltar un buen brunch a buen precio, con platos de aquí y de allá, y con suerte entre semana seremos testigos de encuentros de escritores, exposiciones de arte y noches de jazz bajo la atenta mirada de Romeo y Julieta (¿o Ryan y Claudia?), que desde sus lienzos ponen ese punto literario que un hombre de letras no podía dejar pasar. Roll fluye, como su propio nombre indica, desde el desayuno hasta las copas, y trae un nuevo referente de restauración y ocio a Madrid.

 

*fotos: Yaiza Velázquez

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!