Las Salesas

Inicio / Las Salesas / ‘Cannibal Raw Bar’, el restaurante crudívoro con club subterráneo

‘Cannibal Raw Bar’, el restaurante crudívoro con club subterráneo

Laura S. Lara

El mítico Café Oliver es ahora un capricho gastronómico con ascendencia gallega, que pretende españolizar el concepto americano de raw food para sibaritas desde el barrio de Salesas. La gran apuesta de Cannibal es el producto. Platos elegantes, elaboraciones sencillas y, en definitiva, una propuesta cruda y saludable que hará las delicias de todo ‘caníbal’ que presuma de ser un fiel admirador de la materia prima sin artificio.

El aire de Roman&Williams, reconocida inspiración de los socios Ignacio Juanvelz y Rodrigo Marchal a la hora de lavarle la cara a este carismático esquinazo, es lo primero que se respira al entrar en Cannibal. Piezas de Alquian, Hoptimo y Serge Mouille se funden con diseños hechos ad hoc para un renovado espacio que, a su vez, respeta las condiciones originales del café fundado por Adolfo Marsillach en los 60, como esa carpintería azul eléctrico tan suya. El resultado de la mezcla de estilos es la de un lugar elegante pero cómodo, con un regusto neoyorquino, en el que predominan las maderas oscuras y los tonos dorados, los espejos y el mármol blanco de barras y mesas. Un hermoso ventanal incorpora la terraza al interior del restaurante y una cuidada baldosa hidráulica termina de crear la atmósfera nocturna perfecta.

Cannibal Raw Bar Tataki de atun de almadraba con jengibre y yogur de wasabi

Cannibal es un raw bar en toda regla y llega en el mejor momento. La dieta crudívora está de moda. Adorada por celebrities y top models al otro lado del charco, gana terreno en España por sus bondades sobre el organismo. Entre las propuestas crudas y marinadas del nuevo templo crudívoro de Madrid, encontramos el ceviche de corvina, el carpaccio de pez mantequilla con pimentón y salsa de trufa y el tartar, a los que se suman ensaladas, ostras y todo tipo de mariscos, pero también platos cocinados a partir de pescados frescos y carnes gallegas. Algunas de sus exquisiteces son la burrata, que se sirve acompañada de diferentes tipos de tomates aliñados y aceitunas moradas, el tartar de atún picante o las sardinas ahumadas que les llegan desde Galicia. Los carnívoros se chuparán los dedos con las carrilleras de cerdo ibérico al Oporto o el lomo salteado peruano. Mención aparte merecen las alcachofas a la plancha, el salmorejo cordobés con huevo y jamón ibérico o los huevos de corral a baja temperatura con patatas y foie.

Pero no sólo destaca su amplia propuesta culinaria. La cuidada selección de vinos que reúne más de 70 referencias entre blancos, tintos, rosados y espumosos, para maridar con la comida por copa o por botella, completa la experiencia gastronómica de este espacio que sigue la línea de su restaurante originario en La Coruña.

La cocina descansa fuera del horario de comida, los domingos cierra y los lunes sólo se sirven cenas, pero Cannibal está abierto el resto de días entre horas para tomar un café, un vino o un cóctel sin tener en cuenta las manecillas del reloj. Picar algo a pie de barra y disfrutar del buen ambiente que se crea cualquier noche de la semana con una copa de vino, de ginebra o de champagne en la mano es, de hecho, uno de los grandes atractivos de este recién llegado. Y en la planta de abajo, la fiesta continúa.

Cannibal esconde en la planta de abajo, junto a los baños, uno de los rincones clandestinos más sugerentes de la capital. Y es que este restaurante con aspiraciones nocturnas es uno de los pocos locales de la zona que cuenta con licencia de apertura hasta las seis de la mañana, y eso es algo que había que aprovechar de cara a explotar su cueva subterránea. Un espacio de diseño y aires cosmopolitas donde disfrutar hasta el amanecer -si es posible- de una larga lista de cócteles, música en directo y sesiones de DJs. La sala, que abre al público las noches de jueves a sábados, está también disponible para eventos y celebraciones privadas, un plus a tener muy en cuenta entre el público cannibal.

* Fotos Ana Gómez y Marta Argüelles

GuardarGuardar

GuardarGuardar

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!