Restaurantes en el Barrio Las Letras

Inicio / Restaurantes en Madrid / Razones para celebrar la llegada de ‘La Revoltosa’ a Las Letras

Razones para celebrar la llegada de ‘La Revoltosa’ a Las Letras

Martín López

Hay muchas razones por las que celebramos la apertura una segunda sucursal de La Revoltosa en el Barrio de Las Letras. La primera, por el hecho de poder contar con una segunda localización de esta taberna de modales y platos tradicionales pero cuidado interiorismo que lo mismo nos vale para hacer un desayuno castizo (café con churros, tortilla de patata, bocadillos) o tomar el menú de mediodía, que para una hacer una cena improvisada con los amigos a base de raciones para compartir; es la opción que nunca falla. Y, la segunda, por recuperar para el público un espacio emblemático del barrio, el célebre Salón del Prado: un café-concierto, lugar de encuentro de la bohemia de los años 80, del que se han mantenido -y recuperado otros tantos- elementos de la decoración original más un pequeño escenario al que volverán -la noche de los jueves, de momento- destacados intérpretes y músicos de jazz.  

Lo cierto es que el espacio es deslumbrante y hace que, nada más entrar por la puerta, nos conquiste por la vista. La luz natural que entra por los ventanales, las paredes desconchadas y salpicadas por (estudiadas) manchas de humedad, las plantas naturales, las lámparas de diseño o las mesas con llamativas baldosas hidráulicas, por citar algunos, te animan a repasar todos y cada uno de los detalles que dan vida al salón. Como los frescos que sus nuevos responsables, el Grupo Moby Dick, han recuperado de una de las paredes del salón, una antigua hornacina que debería alojar alguna figura o escultura, o el espacio al que han denominado La Cocina, una estancia abovedada cuya cúpula luce nuevos motivos pictóricos, que se ha decorado con infinidad de antiguos utensilios de cocina. Apetece quedarse, aquí, sí. Ahora vamos a ver qué tal se come.

LA REVOLTOSA la taberna castiza de calidad

CLÁSICOS DE TABERNA + BOCADOS COSMOPOLITAS

Para quienes conozcan su hermano mayor, La Revoltosa no decepciona, pues prácticamente copia la carta de la ‘taberna para gatos’ de la Plaza del Rey. Para quienes no hayan estado previamente allí, su oferta les va a sorprender: está el quién es quién de la taberna castiza, desde las patatas bravas a los Huevos rotos con jamón, pasando por la Ensaladilla rusa, el Salmorejo cordobés o los Soldaditos de Pavía, aunque de un nivel de calidad y sentido estético muy superior a la media. Entendemos que aquí no buscan embaucar a los muchos turistas que frecuentan el entorno de Santa Ana con precios asequibles que maquillan platos mediocres, es más, diríamos que una de las funciones con las que ha llegado esta segunda sucursal es mostrar a los que visitan el Centro de la ciudad los platos más populares de nuestra cocina sin que tengan para ello que rascarse demasiado el bolsillo.

Aunque, advertimos, no es este un sitio para turistas, su propuesta está pensada para llegar y gustar a todo el universo de subespecies que conviven en la zona, tanto los ejecutivos que trabajan en sus inmediaciones como a los más jóvenes que invaden Huertas y alrededores las noches del fin de semana. Por eso, además de los clásicos ya mencionados, su carta hace también hueco a platos más cosmopolitas como el poké (aquí elaborado con mejillones gallegos y arroz basmati), las hamburguesas, el Burrito de secreto o el pollo frito, aunque en su famosa versión empanado con kikos y servido en un orinal blanco. Este plato debería ser comanda obligada en una visita, aunque para posteriores ocasiones o completar el pedido, nosotros aconsejamos apostar por los Mejillones gallegos de batea en escabeche (de vicio, con sus correspondientes patatas fritas para acompañar), sus prodigiosos Boquerones en vinagre o las (finísimas) Mollejas de ternera con setas.

Los Chipirones a la plancha con arroz negro meloso o la Sartén de carrilleras estofadas van a ir muy bien a quienes gusten de platos con más enjundia, aunque sea cual sea la elección, nadie debería pasar por alto el clásico madrileño que encabeza su capítulo de postres: los Bartolillos de crema, un dulce típico de la Semana Santa que aquí preparan como en pocos sitios. Final glorioso, siempre. 

LA REVOLTOSA la taberna castiza de calidad

COPAS Y CÓCTELES

¿Qué la sobremesa se extiende y apetece pasar a las copas? También las hay. Es más, además de contar con una estimable selección de destilados, también cuentan con un sugerente listado de combinados para los que desean escuchar el sonido de la coctelera. Son creaciones propias, a los que han otorgado nombres muy de Madrid como La Violetera (vodka, zumo de limón, sirope de violeta y zumo de arándanos) o M30 (vodka, frutos rojos, lima y ginger beer). Por eso hay quienes, atraídos por su oferta coctelera, han hecho de La Revoltosa el punto de partida para una maratoniana noche en Las Letras, aunque también son muchos los que prefieren citarse aquí al mediodía para la hora del aperitivo, con vermú que es lo que más apetece en fin de semana, o con cerveza, esa gratificante Mahou de grifo que llega directamente sin presión -y sin CO2- de los tanques que coronan la barra. 

Si a todo lo que os hemos contado le añadimos un servicio de sala amable y cercano, que atiende con diligencia y a buen ritmo, podemos vaticinar que no tardará en convertirse en uno de los referentes de la zona. No podrás evitarlo, La Revoltosa se hace querer. 

EL IMPRESCINDIBLE… Los Mejillones en escabeche se salen, ¡dales una oportunidad!

FÍJATE EN… Los frescos originales que, en parte, se han recuperado en la pared del fondo de la sala. Nos da una idea de la solera que tenía el antiguo Salón de Prado.

*Fotos: Alfonso Ondarroa

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!