Restaurantes en Madrid

Inicio / Restaurantes en Madrid Centro / ‘Hunan’, la cocina china que nunca has probado

‘Hunan’, la cocina china que nunca has probado

Laura Sutil

Hunan es una provincia al sureste del gigante asiático conocida entre los locales y compatriotas de otras zonas de China como una potencia gastronómica. Atrás quedan los rollitos de primavera, el arroz tres delicias o la ternera con bambú que hemos comido hasta la saciedad (y ciertamente con gusto) en este lado del mundo. En Hunan se cocinan otros platos; recetas aún desconocidas para muchos de nosotros. Por eso, sentarse a la mesa de Hunan Restaurant, ubicado en la zona trasera de Gran Vía, debe ser un plan obligatorio para quienes gusten de explorar nuevos mundos, culinariamente hablando.

En el inicio de la calle Ballesta, Hunan abre sus puertas con varios espacios diferenciados, con decoración sencilla en la que prima la presencia de la vegetación. Así, desde su puerta accedemos a un primer hall con mesas pequeñas, que da paso a la estancia principal con una gran mesa para compartir y, más adelante, otro salón que permite comidas y cenas más íntimas.

HUNAN RESTAURANT cocina del sureste de China con toques picantes

Una vez dentro, una de las razones por las que este local llama nuestra atención es por la cantidad de chinos que paran en él, tanto a la hora de la comida como en el caso de la cena. Algo que, sin duda, habla de su autenticidad. Y es que ya nos lo advierte Felipe Zhou -uno de los socios fundadores junto a Yanbo Li-: aquí los sabores recuerdan a la tradición de Hunan, sin trampa ni cartón. Y eso genera magnetismo.

Para tratar de evocar recuerdos o de hacer volar a los comensales, los productos frescos los compran en los mercados madrileños pero algunas especias y aderezos llegan directamente del continente asiático. Esto cobra sentido cuando empezamos con la degustación: las especias son clave en la mayoría de platos de la carta de este establecimiento y resulta difícil encontrarlas en este lado del mundo. Dentro del arsenal de especias necesarias en su cocina, destaca la importancia del picante que aquí definen como ‘ardiente’.

LA OTRA CARA DE CHINA

A precios más que razonables, en Hunan Restaurant hay que entrar dispuesto a darse un buen homenaje. Tal y como nos cuenta Zhou, la idea es que en la comanda se incluya un plato principal de arroz o fideos por persona y el resto de la carta se disfrute a modo picoteo, instalando el plato en el centro de la mesa y saboreando con todos los invitados al convite. Así, abrimos el apetito con un entrante frío -de lo poco frío que encontramos en la carta- que resulta ligero pero potente en su sabor. Son las Tiras de pollo en sésamo y pepino, un plato con pollo deshilachado y macerado en una salsita ligeramente picante.

Tras este inicio, entramos en calor con el que es el best seller entre el público español del restaurante. Las Gambas vaporizadas con finos fideos llegan a la mesa en un gran plato y desprendiendo un aroma que habla por sí mismo. Cuando le hincamos el diente, se corroboran nuestras sospechas. Las gambas van abiertas a la mitad con un apetitoso caldo bajo el que están los fideos de arroz. ¡Un plato de 10! Continuamos con una opción ligera que sorprende por su sencillez y su buena ejecución: Berenjena china a la cazuela. Un guiso en el que este vegetal asiático es el protagonista principal y no necesita mucho más. Su textura es melosa y, aunque se trata de un plato especiado, no es picante. Tampoco lo es el Arroz salteado con verduras y huevo, quizás el más convencional dentro del imaginario colectivo sobre comida china que todos tenemos.

Como contraste llega el momento de probar la esencia de la región de Hunan: la Ternera salteada con guindilla, sin duda la opción de carta más deseada por los compatriotas de Zhou. Se trata de redondo de ternera en tiras acompañado de ese ‘picante ardiente’ que le aporta la guindilla y el toque del cilantro. Una de las alternativas más auténticas de la carta y con un nivel de picante bastante potente (pero asumible). En la misma línea, pero con sabor a mar, encontramos los Tentáculos de calamar salteados con guindilla.

Y después de este subidón de intensidad en la recta final de la comida, nada como apaciguarlo con la cerveza china que sirven aquí o, si se prefiere, un zumo de madroño que Zhou recomienda para aliviar el picante. En esta misma línea, hay postres pensados para compensar el picor como la Tapioca bañada en salsa de mango y coco. Y así, con un postre que también sale de todo lo convencional, a uno le entran ganas de ser trotamundos y descubrir Hunan. O de quedarse en Madrid y volver por aquí para seguir descubriendo y sorprendiéndonos. Porque este picante ardiente, lejos de asustar, provoca ganas de más.

EL IMPRESCINDIBLE son las Gambas vaporizadas con finos fideos, por el productazo con el que está preparado. Las gambas están realmente sabrosas y la ración es abundante, perfecta para compartir.

FÍJATE EN…la gran cantidad de compatriotas chinos que se interesan por este restaurante, una señal inequívoca de que la calidad aquí está asegurada.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!