Coctelerías en Madrid

Inicio / Restaurantes en Madrid Centro / ‘El jardín de Diana’, cócteles y picoteo en una azotea en Gran Vía

‘El jardín de Diana’, cócteles y picoteo en una azotea en Gran Vía

Laura Sutil

Cuando pensábamos que no podíamos engancharnos de un rooftop más en Gran Vía, llega el hotel Hyatt Centric de Madrid y nos demuestra que estábamos equivocados. Con los dioses del Olimpo como protagonistas, este espacio anuncia cócteles de autor muy especiales y una carta ligera, especialmente pensada para combinar con sus espirituosos durante alguna velada veraniega. Todo ello en una terraza que, si bien nos gusta por sus vistas, nos acaba de conquistar por su espacio coronado por dos torreones (parte del proyecto inicial del edificio del siglo XIX)   y un mood de verano romántico en el que el color blanco, las mesas de mármol y la vegetación lo invaden todo.

Desde el propio nombre de la terraza hasta la forma de designar los cócteles dentro de la carta. Aquí todo nos abre las puertas al reino de los dioses. Como si de su templo se tratase, la primera que nos recibe es Diana -diosa romana de la cacería- que preside uno de sus torreones. La imponente escultura dorada está rodeada de una jauría de cinco perros y porta un arco que dispara directamente al ave fénix que está atacando a su enamorado Endimión. Esta escultura del amante prohibido está situada en la parte más alta del edificio de enfrente, que alberga la cadena SER, creando un diálogo entre estos dos personajes ubicados a ambos lados de la Gran Vía. Y así, con esta trama de amor y pasión, se labra una carta de cócteles y picoteo que no deja indiferente al visitante. 

EL JARDIN DE DIANA Panacota de Coco y crumble de nueces, Mix de trufas y cocteleria

EL MARIDAJE DEL OLIMPO

El hotel Hyatt Centric de Madrid alberga un ambicioso proyecto gastro en la primera planta del edificio: el restaurante Hielo y Carbón. Con el fin de crear una propuesta totalmente diferente al espacio gastro, los clientes de El jardín de Diana podrán encontrar una carta mucho más sencilla y ligera, especialmente pensada para los meses de verano. Según nos comentan desde el hotel, se trata de un picoteo informal perfecto para acompañar a su selecta carta de once cócteles de autor

Así, por ejemplo, podríamos abrir boca con uno de sus cócteles de autor, el Diana Spritz, un combinado de Italicus, Galliano, Cava y Tónica Aegea, con un toque de pepino y hierbabuena: ligero y refrescante. Por otro lado, si se trata de dar inicio a la degustación de su carta, es recomendable probar su Tomate Raf acompañado de ventresca de bonito, una ensalada ligera pero muy sabrosa en la que el productazo habla por sí mismo. Para continuar, los que gusten de ensaladas peculiares y sabores intensos, pueden incluir en la comanda su Ensalada de pollo de corral ahumado, papaya, anacardos y vinagreta de sorbete de limón.

Uno de los hilos conductores de la carta -tanto en el caso de las bebidas como en el de los cócteles- es su acento mexicano. En la parte líquida, hay una estrella indiscutible: Jauría, una mezcla deliciosa de tequila, mezcal, zumo de polmelo, shrub de mango, Sirope spicy y Bitter Habanero. Después de leer la lista de ingredientes, pensarás que tendrá un sabor no apto para todos los paladares pero te prometemos que probarlo es uno de los must de esta terraza. Otro trago obligado es el sorprendente cóctel La Luna, preparado con tequila, licor de chile ancho, zumo de piña y de limón, sirope de agave y sirope de cochinita pibil. Sí, has leído bien. La combinación puede sonar cuanto menos curiosa, pero en paladar es más que recomendable.

El sabor de esta parte mex de la carta líquida se potencia aún más si las combinamos con alguno de sus cuatro tacos: el Veggie, con tofu marinado en chiles ahumados, nopales en salmuera, salsa verde de tomatillo tatemado y maíz Huitlacoche; el Picajoso -puro y delicioso sabor a México-, con pollo de corral, queso Oaxaca, chipotle adobado y guacamole; el Norteño, hecho con bacalao en tempura, flor de calabaza, pickles de cebolla morada y salsa de chile morilla y el Poblano, un clásico azteca pero con carrillera de cerdo ibérico estofada en cerveza negra, mole poblano, cebolleta braseada y salsa habanera. 

Si pasamos de la parte picantona a la dulce, aquí también encontramos algunas paradas obligatorias. Por ejemplo, si eres un auténtico chocolate lover, imprescindible su Mix de trufas, preparadas con diferentes tipos de chocolate o, para los que rehúyan del cacao, la Panacota de coco, crumble de nueces y fruta de la pasión, otro acierto seguro. Para hacer el bocado redondo, se recomienda acompañar de los dos cócteles más demandados y más espectaculares -estéticamente hablando- de la carta. Por un lado, el best seller: Selene. Este cóctel se elabora con gin infusionado con hibisco, vermut blanco seco, zumo de limón, pure de maracuyá y frambuesas. La otra alternativa, presentada en un original vaso tiki, es Edén, con ron de tamarindo, Falernun, zumo de naranja, zumo de limón, sirope de panela y fruta de la pasión. 

A estos bocados y tragos propios del Olimpo, se unen las sesiones musicales que tienen lugar los jueves, viernes y sábados y que van variando de estilo para ofrecer al visitante una experiencia redonda. 

EL IMPRESCINDIBLE es, sin duda, su cóctel Selene, bonito e instagrameable pero también ligero y con una interesante mezcla de sabores. No te dejes engañar: a pesar de lo edulcorado de su presentación, no resulta para nada dulzón. 

FÍJATE EN… Al final de las escaleras de caracol que nos elevan a la última planta del edificio podemos ver una viga metálica con un orificio. Se trata de una reliquia de la Guerra Civil Española, ya que se vio afectada por un proyectil lanzado desde Casa de Campo al edificio de la Cadena SER y cuya trayectoria se desvió hacia el que hoy es el Hyatt Centric. 

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!