Restaurantes en Chueca

Inicio / Restaurantes en Madrid / ‘Bar de Fuegos’ incendia Chueca con su cocina a la brasa

‘Bar de Fuegos’ incendia Chueca con su cocina a la brasa

Beatriz Jarauta

Cuando creíamos que Chueca no podía superar su capacidad para sorprendernos con buena comida, hemos encontrado un nuevo un local que derrite paladares a golpe de fuego. Su nombre (que no podía ser otro) es Bar de Fuegos, y lo está petando en Barbieri 7 haciendo a esa calle destino gastronómico imprescindible para todo buen adicto a las brasas.

Un restaurante que llama (y mucho) la atención desde la calle, y es que ha trabajado en él el estudio Duhalde Art, dando un protagonismo visual brutal al humo. Fuego inundando paredes y barras, especialmente la principal, donde el dibujo se hace realidad: ahí es donde cocinan con fuego y a vista de todo el mundo lo que te vas a comer. Un espacio vivo, bien diseñado y adaptado al rollo del barrio al que dan ganas de entrar y no salir en horas. Su hilo musical también ayuda a ello. Y es que todo lo que hagas (o te hagan) aquí gira en torno a una misma sensación: sentirte muy a gusto.

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

NO SOLO CARNES

El chef que ha dado forma al concepto gastronómico es Mauricio Giovanini, el argentino que abandera una estrella Michelín gracias a Messina, un restaurante marbellí que lleva abierto la friolera de 20 años. Pero su cocina siempre tiene un sello personal adquirido gracias a su empeño por conocer muy bien el producto y las diferentes técnicas para trabajarlo. Y aunque la propuesta es muy potente y acertada, tenemos que sumarle la atención y el buen hacer de todo el personal. Y es que la directora general del local, la argentina Cecilia Álvarez, nos cuenta que intenta transmitir su pasión por la hostelería a cada cliente que viene a comer, y eso se nota. Cada comensal que pasa por sus mesas termina sintiéndose como si estuviera en su casa gracias a un servicio de 10.

Pero hablemos de comida. Bar de Fuegos está basado en las brasas, pero sin centrarse en ese machacado cliché de las carnes. Lo que sale de aquí es cocina de distintas partes del mundo (asiática, latina o europea) a la brasa y con hasta cinco tipos de cocción diferentes, donde casi un 95% de toda la carta ha pasado por sus fuegos antes de que te la comas. Prestan especial atención al producto: siempre tratan de encontrar unos proveedores que cuiden bien cada ingrediente y los trabajen con la importancia que merecen. Es más, Bar de Fuegos es uno de los pocos sitios que consigue el milagro de ofrecer una excelente materia prima a precios ajustados, sin duda, uno de las principales razones por la que nos ha conquistado esta casa. 

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

PLATOS ‘QUE ARDEN’

Para ir calentando motores te sacan un Pan tostado a la parrilla con Chimichurri bien sabroso y perfecto para preceder al resto de bocados de una carta con varias secciones. En  los Entrantes se hacen imprescindibles la Coliflor asada con especias (con crema de kimchee y nata agria para acompañar) o los Nem, su apuesta inspirada en los clásicos rollitos asiáticos pero a la brasa y rellenos con langostinos; estos vienen acompañados de una logradísima salsa agripicante en la que mojarlos, junto al cilantro y la menta. Triunfa también un plato ligero al que han llamado Ni escabeche – Ni ceviche, y que consiste en una corvina asada ligeramente a la brasa (para darle un agradecido toque crujiente) con aliño de vinagre gran reserva, lima, chile (cuidado aquí, enemigos del picante) y hierbas.

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

La carta continúa con Ensaladas a la brasa (sí, esto también existe) donde tenemos otro plato obligado: la Ensalada Vegetal, una mezcla de tomate, calabacín, zanahoria, berenjena, pimientos y cebolla, todo asado en el horno de carbón y con un saborazo espectacular. Sencillo, sí, pero después de probarlo verás que eso es todo lo que el plato necesita. Y como no todo va a ser humo, aquí también encontramos un plato llamado De Tomates, que mezcla tomate fresco, tomate seco, provoleta fundida, orégano sexo, aceite de oliva y pimienta negra.

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

Para dejar la sección más saludable a un lado seguimos con su propuesta de Bocadillos Parrilleros, apartado en el que triunfan el Bocadillo de Panceta desmigada yakiniku (con col, pepinillos y salsa de rábano) y el Bocadillo de Setas (relleno con cebolla a la brasa, tomillo y queso ahumado). Pero si hay uno que te va a gustar y a sorprender a partes iguales es el Bocadillo Rescoldo, preparado a base de una morcilla brutal con pimiento y cebolla asada entre pan y pan. 

Les sigue una mini sección de burgers (como la Bar de Fuegos o la Criolla) y algunas guarniciones que puedes ir pidiendo para acompañar cualquier plato, como la Batata asada con crema criolla, la Crema de maíz picante con pimentón ahumado (perfecta para acompañar alguna de sus carnes argentinas), un clásico Puré de patatas o las Patatas fritas. Aunque si hay uno que bordan ese es el Boniato Frito (muy recomendable) con el que no se nota ni una gota de aceite, pero que enamora rápido con un sabor perfecto. Imposible no acabarte el cuenco.

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

Hablando de platos Principales y de Parrilla, Bar de Fuegos nos ofrece una buena variedad de diferentes cortes de carne argentina (proveedores argentinos incluidos, claro está) como el vacío de ternera, la picaña o el picantón, además de sus imprescindibles: el Lomo Alto y la Presa Ibérica. Para los menos carnívoros no desmerecen ni un ápice sus dos platos de mar: la Lubina con crema de boniato y pico de gallo o el Rodaballo a las brasas

POSTRES, CÓCTELES Y VINOS ARGENTINOS

El momento postre va a consistir en compartir, porque todos están buenos y no querrás quedarte sin probar el que pida el de alado. Opciones como el original Plátano a la parrilla con dulce de leche y merengue especiado; una sencilla pero espectacular Tarta cremosa de chocolate con helado de vainilla; el alucinante Brioche con pudding de coco o la refrescante (y sana) Piña a la parrilla con soda de lima y pisco. Propuestas que, como el resto de la carta, pretenden cambiar en función de la temporada.

BAR DE FUEGOS cocina de brasas que arde en Chueca

Para mojar el cotarro no se quedan cortos: su carta de vinos y cócteles es más que generosa y encontramos verdaderas joyas. No faltan vinos argentinos haciendo referencia a los orígenes del chef, como un Etchart (Torrontes – Cafayate) o un buen Malbec de Finca Las Nubes, que conviven con algunos Rioja y otras referencias traídas de varios puntos de nuestra península. Pero no desestimes acompañar la velada con un cóctel: clásicos como el Dray Martini, el Margarita, el Coconut Mojito o ese gran terremoto llamado Pisco Sour. Cualquiera es perfecto para entrar en calor. Pero cuidado: entre beberte Sudamérica y comer brasas puedes salir de ahí ardiendo.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!