Restaurantes en Madrid

Inicio / Restaurantes en Madrid Centro / ‘Acento cantonés’, del sur de China al centro de Madrid

‘Acento cantonés’, del sur de China al centro de Madrid

Laura Sutil

Caminar en los alrededores de la Plaza de los Mostenses es, hoy en día, sinónimo de impregnarse de cultura china. Respirar los olores de su gastronomía, ver en el mercado productos insólitos que utilizan en su culinaria y, sobre todo, probar sus peculiaridades. Este es, sin duda, uno de los mayores atractivos -sobre todo para los ‘gastrocuriosos’- de esta zona ubicada en una de las traseras de la Gran Vía. Y es aquí, justo aquí, donde nace Acento cantonés, un modesto restaurante especializado en la cocina de esta zona sur del gigante asiático.

A pesar de que la inmensa mayoría de nosotros conoce sus platos más populares y muchos nos confesamos amigos del mítico take away de restaurante chino los domingos, si hablamos de comida cantonesa la cosa cambia y casi nadie sabe de qué estamos hablando. Se trata de una forma de cocinar caracterizada por la abundancia de salsas y especias en platos que se cocinan al vapor. Sin embargo, tal y como nos cuenta la pareja de amigos que regenta Acento cantonés -Shun Chan y Yin Yin-, ellos han querido traer a Madrid las recetas más healthy de esta región china.

Así, Acento Cantonés nos recibe en la calle Álamo con un pequeño y modesto local que, prácticamente, consigue colgar el cartel de completo durante las horas centrales del día. Muchos de los comensales que acuden al establecimiento lo hacen impulsados por el boca a boca y son mayoría los compatriotas de los dueños que se sientan a degustar las delicias del país. Algo que, sin duda, suma autenticidad a unos platos que conquistan el paladar desde los entrantes hasta la hora del postre.

ESPECIALIDAD: PLATOS AL VAPOR

Cuando comenzamos a hablar de comida cantonesa, Yin nos advierte que uno de los principales requisitos de la buena gastronomía de su país es el producto fresco y la cocción al vapor. Se trata de una de las técnicas más saludables y echándole un ojo a la carta vemos que muchos de los platos de Acento cantonés se elaboran recurriendo a ella. Para comenzar, la sección de Dim Sum es obligatoria para abrir boca ‘a la cantonesa’.

Antes de que estos pequeños bocados lleguen a la mesa, los propietarios nos cuentan que dim sum significa (de forma literal) punto y corazón. Así que podríamos decir que esta es una forma cantonesa de ofrecer a alguien lo mejor que tiene. Con este aprendizaje, lo que llega sabe aún mejor. Muy apetecibles son sus Crystal Dumpling de Cantón, que se preparan con cacahuete y carne y cuya masa, elaborada con arroz, es fina y delicada para ceder protagonismo a su abundante relleno. En este mismo capítulo del menú, merece la pena detenerse también en los Siu Mai, otro tipo de empanadillas que, en este caso, van rellenas de carne picada y también se cocinan al vapor.

Tras abrir boca, probamos una de las propuestas más originales de la carta: sus Rollitos de arroz con huevo o Cheong Fun, una curiosa pasta hecha con arroz que nos recuerda a unos tallarines de grandes dimensiones y que van acompañados de huevo, verduras y salsa de soja. A continuación, es casi una obligación escoger uno de los arroces que preparan aquí y que, en palabras de Yin, son lo que más gusta a los españoles. ¿La razón? Aquí hay socarrat. De todos ellos, nos quedamos con el Arroz a la cazuela con chorizo y jamón cantonés. Los productos cárnicos que acompañan este plato llegan de la región china y hay un sabroso contraste entre el dulce del chorizo y el salado del jamón.

Pasamos al apartado de carnes para tomar dos de los best seller (y con razón) de este restaurante. Por un lado, el Solomillo asado cha siu con miel y soja fermentada que llega a la mesa presentado como un tiradito, en finas lonchas. Por el otro, el Pollo escalfado que es el platazo con mayúsculas de Acento Cantonés. Elaborado con pollo de corral, se prepara al vapor y la carne está tan tierna como jugosa. Se acompaña de una especie de aliño, con un intenso sabor cítrico y un toque de jengibre. Sencillamente, de 10. Y con tan buen sabor de boca, toca poner el punto y seguido (que no aparte, porque aquí hay que volver) con los postres. Muy peculiares para el paladar occidental pero igualmente apetecibles para quien quiera curiosear con nuevos sabores. Por un lado, el Bizcocho de huevo, una laboriosa preparación que se acompaña de una crema de leche condensada -al menos este lado del mundo- y el Bao relleno de leche y huevo, la versión dulce de este mítico bocado asiático.

Y ahora sí, el banquete cantonés llega a su fin pero invita a volver y probar algún otro de sus platos. Sí, sin duda, este acento provoca curiosidad y ganas de más. Una sensación que está impulsada por las sonrisas de Shun y Yin, que reciben a la gente con mimo en esta humilde casa y nos muestran, con amabilidad infinita, que cuando uno escucha este acento cantonés, después resulta difícil quitárselo de la cabeza.

EL IMPRESCINDIBLE es, sin duda, el Pollo escalfado. Un plato que se recomienda degustar con las manos para disfrutar al máximo de su esencia.

FÍJATE EN… las recomendaciones de Shun y Yin que, además de contarte todos los pormenores de los platos, te ayudarán a pedir los platos de su carta que más te puedan gustar.

*Fotos: Alfonso Ondarroa

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!