Recomendaciones

Inicio / Recomendaciones / Cuatro tabernas que confirman que ir de vinos no pasa de moda

Cuatro tabernas que confirman que ir de vinos no pasa de moda

Ana Lobo

Si piensas que beber vino es cosa de gente mayor, o eres de los que solo se acuerdan de comprar vino cuando tienen que regalarle algo a su padre, deberías resetear y ponerte al día. Porque ir de vinos es algo tan de tendencia como tomar cereales en bowl un sábado a las ocho de la tarde, o comer un bao asiático con las manos en el barrio de Salamanca.

Y lo decimos porque, después de visitar decenas de nuevos bares y restaurantes al mes, hemos detectado que cada vez es más amplia y más diversa la oferta de vinos por copas y por botellas. En sus cartas, y también en sus barras, en plan casual total. Para tomar sin mayor premeditación que la de salir pronto del trabajo y llamar a los amigos para tomar una copa de afterwork o para celebrar, por qué no, que por fin conseguiste las entradas para ver la peli de la temporada. Las excusas son lo de menos, porque, como dicen por ahí, la vida -sea como sea- marida mejor con vino.

Taverna Averias-ir-de-vinos

Nosotros tenemos un listado de locales que se han puesto las pilas en esto de ofrecer vinos diferentes, y en los que merece la pena echar unos tragos. Como Taberna Averías (Ponzano, 16 <M> Iglesia), que es como una de esas bodegas a la vieja usanza, pero convertida en wine bar. Es decir, una taberna vista con los ojos del siglo XX y aire cosmopolita, en el corazón de Ponzano. En cuanto a sus vinos, casi 500 referencias en las que hay sitio para casi todo, aunque si sobresale por algo, es por su apuesta por los rosados -muchas veces olvidados-, los champanes y espumosos, y por los vinos de Jerez.

Y ahí queríamos llegar: a Jerez. Porque parece que los finos están viviendo su segunda edad dorada. Lo confirma la apertura de Palo Cortado (Espronceda, 18 <M> Ríos Rosas, Alonso Cano), una de las pocas tabernas de la capital en las que se puede disfrutar de una completísima carta de vinos de Jerez por copas. Más de 110 etiquetas de finos, manzanillas, amontillados, olorosos y moscateles para maridar con una carta de clarísima inspiración andaluza en cualquier momento del día.

La fisna-ir de vinos

También está la Fisna (Amparo, 91 <M> Embajadores / Lavapiés), más que un bar de vinos, una boutique vinícola muy top en Lavapiés. Entre sus más de 50 referencias, ofrecen producciones limitadísimas, bodegas originales, pequeños productores, proyectos personales… vaya, nada que puedas encontrar en cualquier otro sitio. Y no por mucho tiempo, porque la carta cambia cada 15 días. Por eso cada día puede ser una sorpresa diferente que llevarse a la boca, sin salir de Lavapiés.

Y por último, Angelita (Reina, 4 <M> Gran Vía), un local de dimensiones considerables en uno de los laterales de la Gran Vía, que apuesta por el consumo de vinos a la hora del afterwork, en un ambiente de nocturnidad y casi clandestino -además de la planta a pie de calle, cuenta con un sótano de ambiente íntimo y sillones Chester-. Sus vinos son poco habituales, seleccionados entre referencias naturales y de pequeños productores tanto de España como de otros países, como Francia o Italia que nos llevan directos a La Toscana de un solo trago, y un día cualquiera. Porque así son los vinos, cotidianos y de tendencia. Como la vida misma.

ir-de-vinos-2

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!