Arganzuela

Inicio / Cafés en Madrid / ‘María Peperina’, un café a la medida del barrio de Embajadores

‘María Peperina’, un café a la medida del barrio de Embajadores

Helena Menéndez

Embajadores siempre ha sido un barrio de interés cultural. Buena parte de las salas de teatro alternativo de la capital se concentran aquí, además de numerosas galerías de arte y exitosas salas de cine, como las de los Cines Embajadores. Echábamos de menos un agradable café para charlar y tomar algo después de asistir a uno de estos espacios, o tras dar un paseo por Madrid Río, que también está al lado. Así que debemos felicitar al equipo de María Peperina Café porque no han podido elegir mejor ubicación para instalarse.

María Peperina se esconde justo a la vuelta de la esquina de Santa María de la Cabeza, 80. Su toldo amarillo y blanco, banquito de madera bajo y cartelito de la entrada (que reza «pero primero café») ya anticipan que en su interior vamos a encontrar más secretos de los que podríamos imaginar a primera vista. Una vez que entramos, todo cambia. El local, que antes era un garaje en desuso, ahora es un salón luminoso y acogedor, con una pequeña barra en forma de L y un obrador al fondo en el que podemos ver cómo elaboran los platos, bizcochos y galletas que se enumeran en la carta. Su decoración se inspira en los típicos patios de Córdoba (Argentina), ciudad de la que proceden las hermanas que dieron vida a la cafetería. Se puede apreciar en la cantidad plantas que adornan los estantes detrás de las mesas, las sillas de exterior que llenan el salón, o los mosaicos del suelo hidráulico. También tiene un montón de objetos de decoración rescatados del Rastro: radios, cámaras de fotos antiguas y libros que, para nuestra sorpresa, se pueden coger para leer allí en un cómodo sofá aterciopelado.

María Peperina, la cafetería más original de Embajadores

UNA CARTA SIN UN ‘PERO’

Vamos ahora a lo importante: su carta. Con ella sacan partido al pequeño obrador que encontramos detrás de la cafetería. De su horno salen auténticas delicias, recetas originales 100% artesanales y hechas con todo el cariño del mundo (y eso, en el sabor, se nota). De todas ellas, son indispensables lo sánguches (así se dice sándwich en dialecto argentino) en pan de focaccia (lo único que no hacen ellos, que es de Madreamiga), entre los que recomendamos el Sánguche de pollo asado y coleslaw, que contiene unos sabrosos bocaditos de pollo con especias y  ensalada de lechuga, col, zanahoria y manzana. Es, sin lugar a dudas, uno de los mejores sandwiches que hemos tomado en Madrid ever. Sus tostas, con pan de masa madre (traído de Panic), sacan también notaza. Nuestra opción (acertadísima por cierto), es la Tosta de Aguacate, con aceite de oliva, crema de queso batido y huevo.

María Peperina, la cafetería más original de Embajadores

Con una mirada al expósito de la barra, ya adivinos que en su cocina se siente devoción por la repostería. De hecho, sus Cookies de Mantequilla Tostada y Pistacho tienen devotos por toda la ciudad: se agotan en cuanto salen del horno. Su secreto está en el relleno de chocolate negro de su interior, que sienta de lujo a los trocitos de pistacho y chocolate blanco que incluye la mesa. ¡Una locura! Por no hablar de los bizcochos de la casa, que fusionan ingredientes naturales de la mejor calidad. El best seller es el Bizcocho de dátiles, ciruelas y manzana, aunque en el tiempo que estuvimos allí comprobamos que también triunfa el de Cacao y café. Otro imprescindible dentro de sus opciones dulces es su cheesecake, con un toque a queso de cabra que hace irresistible su receta.

ESTUDIO DE TATUAJES Y GALERÍA DE ARTE

Una vez que terminamos de probar sus mejores recetas, llega el momento de explorar el resto del inmueble que acoge la cafetería. Justo al lado del obrador encontramos un puerta que conecta con Cuttoo, un espacio cultural súper interesante. Aquí, además de presentar exposiciones diferentes cada dos semanas, organizan eventos culturales y actividades para niños, y se venden productos artesanales creados por pequeños emprendedores del barrio.

Pero hay más, subiendo las escaleras de caracol encontramos esto: ¡un estudio de tattoos en la planta de arriba! Está especializado en tatuajes de acuarela y puedes encontrar cuadros con sus diseños más top repartidos por toda la galería. Aunque ojo, porque aquí trabajan más profesionales especializados en todo tipo de estilos de tatuaje. ¿Se le puede pedir algo más a este lugar? Imposible.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!