Cafés en Madrid

Inicio / Malasaña / ‘El café del jardín’, un café para desconectar en el Museo del Romanticismo

‘El café del jardín’, un café para desconectar en el Museo del Romanticismo

Martín López
3.1/5 - (12 votos)

En sintonía con la vertiente mas sosegada y hedonista del movimiento romántico, el Museo del Romanticismo abre las puertas al público de El Café del Jardín. Una propuesta tranquila y agradable, situada en el interior del Museo Nacional del Romanticismo, que ofrece numerosas e inteligentes posibilidades a lo largo del día. Y es que, además de estimulantes desayunos y almuerzos para los visitantes al museo, el espacio suma nuevas propuestas a la oferta de ocio diurna de Malasaña.

El café del jardín, un café para desconectar en el Museo del Romanticismo

Si algo define este café es la sutil combinación de presente y pasado. Una reinterpretación del salón de té decimonónico, que combina hábilmente la decoración original del palacio con una actual estética vintage. Un buen maridaje con sonidos de jazz clásico y música clásica al volumen justo, para crear una atmósfera relajante con la que acompañar una buena lectura, una conversación o una escapada por la red gracias a la conexión wifi que facilitan a todos los visitantes. Mención aparte merece la terraza, habilitada en uno de los patios originales del palacio. Sus muros elevados, árboles de hoja perenne y la fuente de la época invitan a guarecerse del frenético ritmo de la ciudad; especialmente en verano, cuando en la ciudad se disparen las temperaturas, en este oasis urbano reina la sombra y la humedad. Un lujo.

El café del jardín, un café para desconectar en el Museo del Romanticismo

En su carta, variedades de cafés y tés, pasteles caseros (croissants, muffins, cookies, damas de honor) y las excelentes tartas de La Cocina de mi vecina y Comiendo Fino, dos de las mejores firmas reposteras de la capital. Gracias a ellos podemos empezar el día con una arrebatadora Tarta de tres leches (crema pastelera, merengue semitostado y natilla) o darnos un capricho a la hora de la merienda con una Tarta de calabacín (de masa madre) con jengibre y almendras, o esa Red Velvet que no para de sumar fans. Cervezas, vino y algunos platos de picoteo salado (bowls de ensaladas, tostas, cremas, sandwiches), para aquellos que quieran pasarse a tomar el almuerzo, redondean su oferta que termina de conquistar con sus precios sorprendentemente ajustados. Podría permitírselo, pero El café del Jardín ha elegido no ser un espacio elitista.

El café del jardín, un café para desconectar en el Museo del Romanticismo

Lejos de quedarse en un espacio auxiliar del museo, el café cuenta también con su propio programa de actividades con encuentros literarios, teatro, DJs… Pretende ser un foco cultural donde con frecuencia se producen eventos interesantes, muchos de ellos en colaboración con el propio museo, aprovechando las posibilidades de la colección y el palacio. Desde luego, un espacio del que nos tenemos que sentir muy orgullosos de tener en nuestra ciudad.

*fotos: Alfonso Ondarroa

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!
3.1/5 - (12 votos)

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!