Taberna Agrado, 'agradable y muy auténtica'

Bares

Inicio / Restaurantes en Madrid / ‘Taberna Agrado’, agradable y muy auténtica

‘Taberna Agrado’, agradable y muy auténtica

Martín López
Rate this post

No es una hamburguesería, aunque en su puerta una pizarra anuncia que tienen las mejores hamburguesas de Madrid. Un título otorgado al plato estrella de la Taberna Agrado por algunos medios especializados, que han valorado, ante todo, la excelencia de la carne con la que se elaboran, de buey y presa ibérica (picada a cuchillo, lo que le proporciona un toque más refinado). Ha sido relevante también en esta decisión, el pan -siempre inmejorable- del horno San Onofre, el queso mozzarella que las acompaña y el ketchup casero (cuya fórmula que se niegan a desvelar) para condimentar.

Alberto Gozalo, responsable de la neotaberna y también al mando de los fogones, procede de una familia de carniceros, de ahí la extraordinaria calidad de las carnes que emplea. Si a ello añadimos su buena mano para ejecutar recetas que fusionan tradición e innovación, se explica por qué los sabores francos son la marca de la casa. Así lo evidencian el carpaccio de secreto ibérico, el micuit de foie o la tempura de verduras. Y en especial, el lomo de buey a la plancha (troceado, para compartir) con pimientos del padrón, el mejor ejemplo de que un plato -aparentemente- sencillo puede convertirse en todo un festín.

Es una versión actualizada de la taberna de siempre, con un local de diseño vanguardista, en tonos negros y rojos, y algunas reminiscencias castizas, como esa pizarra-mural junto a la barra que actúa a modo de carta. El local debe su nombre al personaje de La Agrado de la película ‘Todo sobre mi madre’, que podría pertenecer perfectamente al universo que rodea la calle Ballesta. Pero también, por su manifiesto deseo de hacerle la vida agradable a los demás (‘Y además de agradable, soy muy auténtica’, como dice el personaje). De esto último sabe bastante su ecléctica parroquia: oficinistas y gente del mundo de la publicidad y la comunicación a la hora del desayuno y almuerzo (hay muchos fieles a su menú del día); comerciantes, vecinos del barrio y los cada vez más habituales de Triball al caer la tarde, para practicar el afterwork, cenar o tomar unas copas por la noche.

Otra de la razones por las que la Taberna Agrado se ha ganado un puesto de honor en la zona a la espalda de Gran Vía es su pequeña terraza, climatizada durante el invierno y con sombra garantizada durante todo el verano, en la peatonal Loreto y Chicote. Un enclave singular, pero muy cotizado, para disfrutar de todo lo bueno que Alberto y su equipo ofrecen, también al aire libre.

*fotos: Alicia Camacho

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!
Rate this post

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!