Bares

Inicio / Bares en La Latina / ‘Café Pavón’, el bar de toda la vida se reinventa

‘Café Pavón’, el bar de toda la vida se reinventa

Abraham Rivera

 

La zona de Tirso de Molina está cambiando a pasos agigantados. Un paseo por sus calles aledañas (Juanelo, Encomienda, Dos Hermanas, Abades) permite apreciar cómo van surgiendo nuevos espacios que, de alguna manera, dinamizan el barrio y lo llenan de vida, más allá de los omnipresentes comercios chinos. Muy cerca de estas calles, en la parte alta de Embajadores, se encuentra la antigua cafetería del Teatro Pavón, reabierta ahora con una leve reforma a sus espaldas.

Sus increíbles ventanales permiten que la luz entre de lleno en su interior, donde se puede encontrar una barra de zinc de las de antes, varias mesas distribuidas a lo largo del local, un cómodo sofá y su techo original de 1924, de cuando el edificio art decó fue construido. Por su barra desfilan indistintamente vecinos del barrio de ayer y de hoy, lo que le da un aire realmente familiar.

En el apartado gastronómico, el bar ofrece una serie de clásicos bien elaborados, en los que destacan el bocadillo de 20151118-Cafe Pavon-6pastrami -un fiambre de origen rumano elaborado con carne de ternera-, la ensaladilla rusa -cuya receta secreta pertenece a la madre de uno de los socios- y ensaladas como la de queso de cabra, apio, cebolla y manzana. En los menús se han dejado llevar por la máxima de menos es mas, de ahí que ofrezcan un plato único cada día. Entre las opciones del día hay desde lasaña a tartar de salmón, pasando por el chile con carne. Los jueves están dedicados a los veganos y los sábados ofrecen un brunch que incluye Bloody Mary, huevos benedictinos, café y zumo de naranja.

El lugar se encuentra en constante movimiento, y ya han organizado unas jornadas dedicadas a las setas de la mano de El Brote, catas de mezcal -en la carta disponen de El Bruxo, 100% agave- y cafés de origen -este mes tenían uno de Java-. Este último punto merece ser resaltado, ya que cuentan con el barista Sergio Retana, quien se encarga de preparar todos los cafés de desayunos y meriendas.

Como en todo bar de barrio que se precie, no falta el vermut de grifo, Cañi para más señas, aunque también hay Perucci en botella y cerveza Mahou, a lo que hay que añadir las obligatorias cervezas artesanas. Las bebidas de trago largo cuentan con precios módicos y dentro de los aperitivos también preparan Negronis y Campari tonics, entre otros. En definitiva, el Café Pavón ha conseguido en pocos meses lo que muchos locales no son capaces de lograr en años: crear un bar de barrio de toda la vida siendo naturales y auténticos.

*Fotos Alvaro de la Fuente.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!