Bares en Retiro

Inicio / Bares en Retiro / ‘La Hora del Vermut’, el aperitivo se toma en Retiro

‘La Hora del Vermut’, el aperitivo se toma en Retiro

Maria G. Aguado

Los amantes del vermú y los que consideran el aperitivo un ritual sagrado están de enhorabuena, porque La Hora del Vermut tiene local a pie de calle. Se ha instalado en el número 48 de la calle Fernán González para servir todo tipo de vermús, con sus correspondientes aperitivos, en un ambiente urbanita que invita al disfrute codo en barra.

Quizá os suene, sobre todo a los asiduos al Mercado de San Miguel, pues La Hora del Vermut tiene allí un rincón lleno de gildas y encurtidos de todo tipo para tomar ese aperitivo. Aperitivo en el que Hans Peter-Redhammer y José Manuel Santander quisieron dar al vermú un papel protagonista, el que hasta hace poco habían tenido las cañas de cerveza en exclusiva. La idea cuajó y ahora le han querido dar el contexto apropiado: un local que emula las tabernas de antes, pero con un rollo mucho más moderno y canalla.

La Hora del Vermut cuenta con más de 80 referencias de vermú nacionales (has oído bien, 80). De Galicia, Córdoba, Reus, La Rioja, Madrid, Jerez, Zaragoza… Nuestra geografía está plagada de productores de vermú, con nombres tan conocidos como González Byass, Yzaguirre, Zarro y Martínez Lacuesta, y otros menos vistos como Canasta, Medusa, Cruz Conde… Esto en cuanto a los embotellados. Pero también tienen de grifo (rojo y blanco) y tan castizos son, que si quieres rebajar el vermú, no sacarán la botella de soda, también es de grifo.

La Hora del Vermut | Bar de tapas, montados y vermut en RetiroDe comer, lo que mejor le va a un vermú: encurtidos, salazones y conservas. Entre los primeros hay gildas, pepinillos rellenos, banderillas con salmón y atún. Luego tienen una serie de tapas, pero que nadie piense en las típicas, siguen la estela de esos tres productos que le van tan bien al vermú por sus sabores a vinagre, a pescado, a ahumado… Se pueden tomar desde unos Berberechos con habitas a una Sardinillas con queso ahumado, una Ventresca sobre espárragos blancos, unas Alcachofas con brie, unas Navajas con edamame o unos Nísperos con queso y anchoas. La selección de conservas es muy minuciosa, han escogido productos gallegos como zamburiñas, berberechos, navajas y unos mejillones hermosos en salsa de vieira.

Por último, tienen una carta de montados para seguir picando con cosas bien nuestras, como el Matrimonio (anchoas y boquerones que ponen sobre un tartar de tomate), el de Mejillones con tomate o el de Salmón sobre cremoso de queso. Y otros diferentes como el de Queso con castañas en almíbar, el de Brandada con queso brie, de Langostinos con crema de yogur o de Berberechos con tomate confitado.

Esta oferta responde a la idea divertida que tienen del local, y es que sea una tasca de reunión de amigos como las de toda la vida; con paredes de ladrillo visto, color verde agua en los bajos de la barra y un frontal tras ella lleno de botellas flanqueadas por espejos. O sea, una tasca de diseño, pero una tasca. Por eso tienen alguna mesa, pero la que reina es la barra, enorme y ancha para poner sobre ella un despliegue de pintxos, tapas y montados que vermú a vermú van cayendo hasta que, sin darse uno cuenta, acaba bien comido y entre amigos, como pasa con los buenos aperitivos.

 

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!