Rhino Wild BarYa lo dice el refrán: ‘cuando una puerta se cierra, otra se abre’. Y en algunos casos, como en éste, ocurre que es incluso la misma, porque lo que antes se llamaba Pepa Tencha, hoy es Rhino Wild Bar. Mismo local y mismo equipo, pero nuevo concepto, porque si en el pasado solo abría sus puertas en horario de tarde-noche para animar a golpe de coctelera, ahora lo hace para dar de comer, y muy bien, desde el mediodía.

La culpa de que el alma de este local sea ahora la gastronomía la tiene su aperitivo italiano, una generosa tapa que servían como acompañamiento a una consumición mínima y cuyo éxito les ha obligado a hacerse mayores y evolucionar. Tanto, que les ha salido hasta una cocina, un salón-comedor en lo que antes era la trastienda del local, y una carta a base de platos muy caseros y recién hechos, donde la mezcla entre lo español y lo italiano es más que evidente. El mejor ejemplo de la complicidad entre el chef, Ángel Aznar, y su segundo de a bordo, Paolo Esco.

Rhino Wild Bar

Par tomar plato del día y plato especial de noche.

Entre sus propuestas más completas y caseras se encuentra el plato del día, que ofrecen a la hora de comer. Para comprobarlo solo hay que echar un ojo a la terrina de ternera con crema de boletus y arroz de verduras con semilla de lino, o al risotto nero di sepia, o a la moussaka… Y para las cenas, el plato especial de la noche, a base de lasañas vegetales o piezas más contundentes como la entraña de ternera. Pero la carta contiene mucho más: platos para compartir y dippear con un interesante toque healthy, muchos vegetales (algunos incluso de su propio huerto), nada de frituras, recetas tradicionales elaboradas al horno, pasta artesana casera y panes de cerveza hechos diariamente. Se nota hasta en el postre, con recetas como la de su apple crumble o su versión de los tradicionales frisuelos; incluso el brunch de los sábados y los domingos, y el aperitivo, que resurge en Rhino como una propuesta solo para la tarde-noche de los miércoles, tienen ese toque saludable.

Al caer la tarde el protagonismo pasa del salón a la barra de coctelería. Cócteles clásicos versionados y otros de autor, como la Spicy Berry Caipirinha, con frambuesa y un ligero toque de chile. Se nota que están hechos con paciencia, ingredientes naturales (frutas de temporada, siropes artesanos…) y maceraciones caseras. Y como la gastronomía se ha convertido en plato fuerte de la casa, se atreven incluso a dar el salto de los fogones a la barra, maridando cócteles con una tapa diferente cada día. Vamos, que este Rhino Wild Bar no se anda con chiquitas y ha entrado con fuerza hasta la cocina.

Plato del día 7,50€. Brunch 14€.

Cocina abierta de 13 a 16h y de 20 a 00h. Fines de semana hasta 01h. Cierra lunes mediodía y domingos noche.

910705013

Tribunal

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR