BOCADOS

Inicio / Plan D / ‘Habana vieja 58’, el auténtico bocata cubano

‘Habana vieja 58’, el auténtico bocata cubano

Laura Sutil

En las calles de La Habana todo se magnifica: la música, los colores, las sensaciones, los aromas y, por supuesto, los sabores. Es común encontrar en alguno de los recovecos de sus calles a una buena mujer que saca a la calle una gran olla con un guiso casero de ropa vieja, una receta preparada con carne de cerdo deshilachada y cocida a baja temperatura durante horas en compañía de sabrosos condimentos. Así, con la naturalidad y el aplomo que aportan los años, puedes ver cómo esa señora comienza a rellenar y vender bocadillos con este guiso casero. Esta es la expresión más genuina del bocata cubano y eso es, precisamente, lo que han querido hacer llegar a Habana vieja 58, el nuevo local de la calle Hortaleza

Habana vieja 58, el auténtico bocata cubano

En una pequeña esquina muy cerca de Gran Vía se asienta este pequeño establecimiento especialmente pensado para el take away. Sin embargo, llaman la atención las dos mesas de la calle, puesto que dos de sus asientos son partes traseras de coloridas y antiguas motos, a imagen y semejanza de las que podríamos ver en los alrededores del Malecón. El culpable de esta recreación, no solo en lo que a mobiliario se refiere, sino (y sobre todo) en lo que respecta a los bocadillos, es José Ynglada ‘Mundi’, dueño del restaurante Arahy y uno de los promotores de este proyecto. Su inspiración llega directa de la Habana y de los restaurantes cubanos de Nueva York y, aunque se trata de un tipo de comida callejera cercana al fast food por su forma, su contenido invita a una degustación tranquila y reposada.

Dentro de su carta, solamente hay bocadillos cubanos y sí, resulta más que suficiente. Cuatro tipos de sándwiches -todos ellos apetitosos- en los que hay dos características comunes: la ropa vieja y el queso fundido (muuucho queso). Las cuatro variedades van en pan de cristal, llevan una abundante cantidad de esta carne deshilachada y es recomendable consumirlos bien calentitos. Si ahondamos algo más en su oferta, encontramos, por ejemplo, el Habana, con queso Gouda y pomada de trufa negra, uno de los más sencillos pero con el inigualable toque de este tubérculo. Algo más yanqui es el Casino, que incluye queso gouda, cheddar, un crujiente bacon ibérico y pomada de ají amarillo. Con un toque picante -guiño a México incluido- elaboran el Malecón que acompaña la ropa vieja con provolone, mozzarella y pomada de chipotle. Por último, el best seller del local: el Empingao, con cheddar, mozzarella, provolone, pomada de mostaza, salsa pekín y foie. Una auténtica perdición para los más queseros que disfrutarán al máximo de este trío fundido que se entremezcla en el paladar con la carne bien tierna.

Lo típico en la auténtica Habana es acompañar estos sabrosos bocatas con una cerveza y justo así recomiendan tomarlo en Habana Vieja 58. Un tándem irresistible que también te pueden llevar a casa y que -¡¡buenas noticias para todos!!- pronto estará disponible en otros locales del centro de Madrid. 

 

 

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!