Coctelerías en Madrid

Inicio / Coctelerías en Madrid / ‘Warehouse 37’, Premium para todos

‘Warehouse 37’, Premium para todos

Martín López

Warehouse 37 ocupa el local de una antigua panadería en la que originariamente se mezclaban harinas con levaduras y se horneaban masas cuyo olor cautivaba a toda la vecindad de la calle Barco. Ahora el espacio se ha transformado en bar de copas y, aunque ha llenado sus estantes con destilados Premium, botánicos y copas de cristal, sigue conservando parte de la esencia de su pasado: un metódico sistema de elaboración de sus productos -combinados en este caso- y una política de contención de precios, muy alejada de la pretenciosidad que caracteriza muchos de los nuevos bares de cócteles. La misma filosofía que sus responsables llevan aplicando desde hace años en su local hermano, el gin bar La Casa del Pez, en Malasaña, a la que suman una firme apuesta por el arte, permitiendo también que el bar funcione como una sala de exposiciones para artistas de todas las disciplinas.

Los muros de ladrillo visto y el suelo de azulejos son otros de los vestigios del antiguo establecimiento, que ha ganado amplitud uniendo sus dos espacios mediante unas grandes cristaleras que además sirven de soporte para la carta de destilados. En ésta, medio centenar de fórmulas divididas en cinco secciones: cóctelesgin tonics, vodka tonics, rones y whiskies. Muchos de ellos poco frecuentes en la capital, como el vodka Siku Glacier Ice, producido con agua de un glaciar groenlandés con más de 60.000 años de historia; o el ron Atlántico Private Cask, uno de los mejores reservas del mundo que aquí preparan on the rocks con un maridaje de chocolate. La ginebra de la casa es la base de dos de sus perfect serve: Blackwood’s 08, aderezado con los mismos botánicos que le dan aroma, lima y hierbabuena;  y Blackwood’s ED, con lima y esencia de violeta.

En este ‘almacén’ de Triball la experiencia premium llega también a la cerveza con Pilsner Urquell, la primera productora de rubia del mundo. Una cerveza checa, con mucho cuerpo y aromas a lúpulo y miel, que también está presente en uno de sus cócteles estrella, el Sargent Pepper (ron, amaretto y cerveza). Y, para los que apetezca picoteo, platos emblemáticos de la gastronomía neoyorquina (hot dogs de Papaya King, hamburguesas de Shake Shak o los sushis, sashimis y nigiris de 5 Napki-Burger). Siempre, con un precio justo y democrático porque la calidad -así afirman- no es sinónimo de exclusividad.

 

*fotos: Yaiza Velázquez

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!