Pepita y Grano, ChamberiEs lo contrario a un supermercado, aunque en él se puede encontrar casi cualquier ingrediente para cocinar. Pasta, arroz, harina, legumbres, frutos secos, especias, infusiones, ingredientes para repostería… pero con una pequeña gran diferencia: son productos seleccionados por su calidad y todo se vende a granel, para que cada uno compre solo la cantidad que se necesite. Es la vuelta a las costumbres de antes, con un alto componente ecológico y de sostenibilidad. Y se llama Pepita y Grano, un pequeño comercio repleto de palets, sacos, cajas de fruta y tarros de cristal en el corazón de Chamberí.

Su negocio no es nada habitual en Madrid, a diferencia de otras ciudades como Barcelona (Casa Perris), de donde la pareja de emprendedores Cristina y Gustavo han tomado la inspiración para abrir este local. Quizá por eso no les ha resultado difícil hacerse un hueco en la cesta de la compra diaria de los vecinos del barrio. No es de extrañar, porque Pepita y Grano esconde más de 300 referencias en productos e ingredientes para cocinar a precios habituales: 14 tipos de judías, entre ellas la apreciada Alubia de Tolosa; 13 de arroz, con las variedades para hacer sushi y risotto, entre otros; 20 especies de harinas, desde espelta a maíz, pasando por doble fuerza o de algarroba; y multitud de sémolas, como cuscús, mijo o bulgur, base del genuino taboulé.

Pepita y Grano Santa Engracias

Productos seleccionados y ecológicos

En Pepita y Grano tienen cabida diferentes cocinas del mundo. No faltan algas nori, especias como curry, pimentón dulce, orégano o vainilla en rama, por citar solo algunas de las más de 70 con las que cuentan. Y se dirigen a gustos y necesidades muy diversas: celíacos, intolerantes e incluso niños, a los que habrá que controlar frente a todo su arsenal de frutas deshidratadas,  chocolatesfrutos secos. Y entre todos los sacos, alguna que otra rareza como lenteja roja y lenteja de caviar, fusillis de garbanzos, altramuces secos, flor de hibisco deshidratada -tendencia en el mundo del gin tonic-, cilantro en grano, gengibre molido, lino dorado… Y todo muy a tener en cuenta para hacer un regalo especial: se preparan cajas de regalo por encargo sin precio mínimo.

Pepita y Grano funciona como un autoservicio: hay cestas y bolsas de papel para que cada uno se sirva cómodamente. Pero quien lo prefiera, puede solicitar la ayuda de Cristina, quien no solo orienta y sugiere los mejores métodos para cocinar con ellos, sino que también se encarga de recopilar recetas para llevar y hacer en casa: cus cús al perejil con frutos secos y pavo, lentejas caviar con arroz y setas, o ensalada de mijo y romanescu con pasas y arándanos son algunas de ellas.

La estética del local no deja lugar a dudas: se cuida el medio ambiente y se fomenta la sostenibilidad. Palets reciclados hacen las veces de estanterías y los sacos en los que son envasados los productos en origen son los mismos en los que se muestran al cliente para la venta. Esa es la idea de Pepita y Grano: cuidarse por dentro y por fuera gastando solo lo necesario.

De lunes a sábados, de 10 a 14h y de 17 a 20:30h; domingos, de 11 a 14:30h

Iglesia

91 023 00 17

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR