Amen concept store

Ropa de diseño, accesorios, juguetes y chucherías japonesas, joyas con firma y un espacio dedicado al arte. Todo esto y mucho más es AMEN, la concept store de la calle San Andrés, capitaneada por Rocío Mendivil. Ella, que también era propietaria de Enfant Terrible –una tienda-showroom que se alquilaba a diseñadores que necesitaban un espacio donde mostrar sus creaciones–, se animó a iniciar este proyecto en Malasaña como respuesta a la sensación que habitualmente tenemos al entrar en las tiendas de ropa de las grandes cadenas: masificación, repetición, mercancía abarrotada, falta de atención… AMEN es todo lo contrario: un local en el que el espacio prima sobre la mercancía, donde poder ver los artículos tranquilamente y con un lenguaje estético más cercano al lujo, pero con unos precios asequibles a todos los bolsillos. En la tienda sólo exponen una talla de cada una de las prendas que venden, lo que contribuye a ahorrar espacio, al mismo tiempo que genera una conversación entre los clientes y el personal que allí trabaja.

Amen concept store regalos y bisuteriaLa entrada es completamente diáfana y los escaparates son de una sencillez casi minimalista, todo muy en línea con ese espíritu anti-abarrotamiento que tanto defiende Rocío. A día de hoy, casi un milagro verlo tan diáfano, teniendo en cuenta que el local estaba antes ocupado por una imprenta llena de maquinaria, imprenta de la que han mantenido las paredes y los techos, que le dan a AMEN un aire industrial, algo que contrasta con las impresionantes lámparas de araña que cuelgan del techo, heredadas de su abuela –no están a la venta, por cierto, aunque se lo preguntan bastante a menudo–.

Dentro encontramos ropa de diseño de marcas nacionales e internacionales –muchas de ellas referencias difíciles de localizar en otras tiendas de la ciudad–, así como joyería en impresión 3D o bisutería coreana en acetato con formas muy divertidas. Una de las zonas que más llaman la atención –junto al corner de color negro ocupado únicamente por ropa de ese mismo color– es la estantería que hay al fondo de la tienda y que llena una pared entera, donde encontramos objetos de lo más variopinto –perfectos para hacer regalos originales–, tales como muñecas manga, chucherías y otros artículos procedentes de Japón, calaveras de California, té berlinés, pequeños ponnies, huchas con la forma del famoso perro-globo de Jeff Koons o cojines ilustrados, entre otras curiosidades. Esta zona se completa con un pequeño espacio dedicado a la música, en el que podemos escoger entre una selección de vinilos realizada por Señor Lobo, que va cambiando cada quince días.

El espacio de arte, situado al final de la tienda, está comisariado por la gente de Espositivo, lo que sin duda es garantía de buen nivel en la programación de las exposiciones. Además de expos, allí tendrán lugar directos de música electrónica, conciertos secretos y cenas clandestinas. Un lugar en constante transformación que busca sorprender al público de la zona, algo que consigue, y con creces.

De 3 a 150€

De martes a domingo de 12 a 22h

Tribunal

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR