MexkisitoHay nombres de restaurantes tan rotundos que requieren de pocas explicaciones para saber de qué va su concepto, como le pasa a Mexkisito, donde parece evidente que lo suyo va de cocina mexicana con un punto de sofisticación. Sin embargo, en este caso es preciso fijarse en otros detalles para definirlo como se merece: primero en su apellido, ‘antojería‘, que en México significa local de aire informal con una carta de platos y tapas de esencia street food y una barra de coctelería; segundo, su estética de lujo vintage y decadente; y, por último su ubicación, en el barrio de Salamanca. Lo curioso es que, a pesar de los contrastes aparentes, todo encaja en este bar-restaurante-bistró con coctelería auténticamente mexicano.

Mexkisito Antojería es el proyecto de un empresario, Jorge Barroso, un mexicano que ha conocido muchos restaurantes por motivos de trabajo, y en los que ha acabado sintiéndose como en su casa. De ellos ha tomado la inspiración para montar su Mexkisito: un lugar recogido, de pequeñas dimensiones, en el que pasar buena parte del día, desde la comida –para lo que cuentan con menú del día– a los tragos cuando llega la hora del afterworkDe ahí la importancia de la barra de coctelería que preside y da la bienvenida nada más entrar al local. También tenía muy claro que no quería descuidar la estética, para lo que ha contado con los interioristas Francisco Segarra y María Barrero, quienes han rescatado la esencia de una antigua casona mexicana de estilo años 40, con cierto aire Art Decó en decadencia.

Cocina tradicional actualizada

Mexkisito 06

Francisco Segarra firma el interiorismo de Mexkisito.

Pero ante todo, quería que su carta fuera original, poniendo el foco en las diferentes cocinas que conviven en México y trayendo hasta Madrid propuestas alejadas de las más típicas. De este aspecto se ha encargado su socia Adriana Calderón, quien ha combinando lo tradicional con la vanguardia mexicana y ha aportado cierto refinamiento hasta en platos tan comunes como un taco. Aquí los preparan con chuleta de cerdo con aguacate y picada de chorizo. Los totopos -comúnmente llamados ‘nachos’- también son diferentes, los hacen al estilo artesanal, fritos y servidos con un trío de guacamole en diferentes texturas; o los chilaquiles con pollo a la plancha, la versión de un plato muy casero que han sabido llevar a otro nivel. Hasta los postres son originales, aunque también inspirados en los tradicionales mexicanos, como se comprueba en la Ópera tres leches, un esponjoso bizcocho con chocolate blanco y confitura de fresa sobre una sopa a las tres leches.

El punto fuerte lo pone su extensa selección de tequilas y mezcales, que exhiben en vitrinas dispuestas casi a modo de altar. Y no es para menos, ya que cuentan con auténticas rarezas, etiquetas premium elaboradas todas ellas con ágave 100% –que es lo que diferencia un buen tequila de uno regular o malo–. Con ellos preparan su lista de cócteles de autor, entre los que hay curiosidades como el Monasterio, un combinado potente a base de tequila y mezcal, o el Convento, también de tequila pero suavizado con un toque de frambuesa. Y como se han dado cuenta de que aún hay mucho desconocimiento en torno a estos licores, regularmente organizan sesiones de Tequila Experience donde, a través de catas, enseñan las diferencias entre un tequila y un mezcal, entre otros muchos aspectos que merece la pena conocer de la cultura de México. Porque, en definitiva, su intención es difundir, poco a poco, la gastronomía mexicana menos habitual en Madrid.

Precio medio 20€. Cócteles 10-12€

De lunes a sábado de 13:30 a 16h, y de 19:30 a 00h. Domingo cerrado. 

Colón / Recoletos / Retiro

910 17 51 16

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR