Martina Cocina CascorroSe ha hecho de rogar un sitio así. En plena Plaza del Cascorro, centro neurálgico los domingos de Rastro, Martina Correa ha llegado para quedarse. Cuando sus amigos la presentaban a los demás siempre lo hacían de la misma manera: ‘Martina cocina’. Así que su café restaurante no podía llevar otro nombre. Esta argentina vino a España por amor y se afincó en el castizo barrio de Lavapiés. Siempre se ha dedicado al mundo de los fogones llevando su propia empresa de catering en su país y, después de colaborar en varios negocios de restauración en Madrid, tenía ganas de abrir un local de cara al público en el que hacer lo que más le gusta: cocinar.

Un local totalmente diferente a lo que hasta ahora encontrábamos en la zona. Sencillo, acogedor y con personalidad. Parece el salón de una casa, y además toda la comida es casera, de calidad, sin precios excesivos y elaborada según sus propias recetas o de sus amigos (reconocibles en la carta como el brownie Paula o la tarta de queso Eva). En la barra que se encuentra junto al expositor no hay dos días seguidos lo mismo. Dependiendo de los productos del mercado y la inspiración de Martina, cambian las quiches, las tartas y empanadas. Lo más importante es que se vean bien los ingredientes. ‘Si una quiche es de verduras, debe saltar a la vista’, como afirma Martina. Viniendo de Argentina, los alfajores con dulce de leche tampoco pueden faltar; exquisitos.

Restaurante cafetería en El Rastro

El salón de Martina

En la enorme cocina contigua al salón donde atiende a sus clientes, Martina ‘cocina’ todo tipo de propuestas, desde bollos y tartas para el desayuno hasta ensaladas para cenas ligeras, pasando por el almuerzo para el que disponen de menú del día basado en las opciones fijas de su carta. Como los entrepanes –mucho más que un sencillo bocadillo- de salmón, pepinos, queso blanco, crema de limón y brotes en pan multicereales, por ejemplo . O los rolls y canastas servidos en tortitas de maíz artesanales; los ingredientes son los mismos, sólo cambia la presentación. No hay que perderse el de pollo, setas, mozzarella y pesto.

Los postres son espectaculares y hay opciones para endulzar cualquier momento del día. Desde natas portuguesas hasta una original tarta de chocolate con dulce de leche y almendras, aunque su catálogo, también disponible para llevar y por encargo, varía cada día. Entre las bebidas, muy apetecible su limonada casera (con hierbabuena o jengibre), perfecta para disfrutar en los aperitivos o para pasar las tardes más calurosas.

El estudio Plantea se ha encargado de la arquitectura y la decoración del local, logrando un espacio sencillo, acogedor y luminoso. Como curiosidad, las mesas son de un anticuario del barrio y las sillas de la tienda de muebles que anteriormente ocupaba el local, de modo que todo queda en el barrio. La planta sótano, un enorme espacio abovedado de ladrillo visto, servirá como sala multiusos (conciertos, proyecciones, exposiciones) y espacio para celebraciones y eventos. De buen seguro, un refugio perfecto para las noches de invierno, aunque en verano el mayor aliciente será la formidable terraza que Martina Cocina extenderá en plena plaza de Cascorro, una perspectiva inigualable para disfrutar el paisaje urbano del Rastro.

A la carta, 15-20€ de media; menú del día, 10,60€ (sábados y domingos, 14,5€)

De martes a domingo, de 09 a 00h (jueves a sábado, hasta las 02h)

La Latina/ Tirso de Molina

910 834 380

*fotos: Alber Sánchez

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies