Maricastaña Bar & Kitchen en MadridSu ventanal a la calle es el mejor aliado de Maricastaña, pues hay pocos que se resistan a mirar. Desde fuera rezuma novedad y anticipa bienestar. Dentro se confirma esta primera impresión: un espacio de marco incomparable; sofisticado al tiempo que sencillo, relajante y acogedor. Un clima que corresponde con el espíritu de la casa que, con el sobrenombre ‘Bar & Kitchen’, trae una propuesta contemporánea y casual, que practica la cocina de producto y con precios al alcance de cualquier bolsillo. Al frente de ella, tres jóvenes con diligencia y entusiasmo, que en muy poco tiempo han logrado convertir su ‘criatura’ en la niña bonita de Malasaña.

Los tres, Nacho, Cristina y Missy, han contribuido a dar personalidad a un lugar que descubre una sorprendente calidez nórdica. Paredes de ladrillo visto en blanco, mobiliario industrial y piezas restauradas con nuevas utilidades (luces de puerto convertidas en lámpara de barra, barandillas de balcones en las escaleras, rejas de ventanas convertidas en espejo) comparten espacio con mesas de madera clara, sillas de cuero, plantas y flores. Un estilo ecléctico pero también funcional, concebido para cumplir todas las expectativas, tanto como escenario para un desayuno apacible junto a la prensa del día, como para disfrutar de una cena entre amigos (ahí está la mesa comunal) o tomar las primeras copas de la noche.

Maricastaña Bar MadridSi en poco tiempo Maricastaña se ha hecho notar en el barrio no ha sido solo por el continente, también ha sido decisivo el contenido. Cocina non stop, con platos ligeros y para todos los gustos, donde tienen cabida desde recetas de corte internacional (dados de atún marinados en soja, tarte flambée al estilo alsaciano) hasta platos tradicionales (croquetas, bacalao con bechamel de calabaza) o decididamente caseros, como los incluidos en su menú diario. Todos llegan a la mesa en un original packaging: mortero de madera para las patatas que acompañan a sus hamburguesas, vajilla de porcelana para las tartas (excepcional su cheesecake) o bandejas de pizarra para el brunch. Éstas con capacidad suficiente para albergar los diferentes tipos de panes, quesos y frutas, zumo, yogur natural y demás opciones que cada domingo componen sus desayunos tardíos (la parte salada del brunch varía cada semana), que -como la tradición neoyorquina aconseja- también pueden acompañarse de un bloody mary con jugo de tomate natural.

Además, una estimable selección de vinos de bodegas jóvenes y de autor, selección de tés orgánicos, cócteles… Todo lo que se puede pedir a un café-restaurante con horario elástico y dispuesto a cubrir todos los frentes. Al parecer, Maricastaña lo tiene todo a su favor.

  • Especialidad: cocina mediterránea y de mercado
  • Precios: menú a la carta, 20€ de media; menú del día, 11,50€; brunch, 20€ (con Bloody Mary, 28€).
  • Horario: todos los días, de 09 a 02h
  • Dirección: Corredera Baja de San Pablo, 12
  • Metro: Callao
  • Teléfono: 91 082 71 42

más información sobre Maricastaña en su página de Facebook 

*fotos: Alber Sánchez

5 comentarios

  • Responder
    3 noviembre, 2012

    Jo, pues la verdad es que a mí no me termina de gustar. Estuve hace un par de semanas y no tengo ganas de volver. Vale que estén en fase de rodaje pero eso de que no haya nada que indique lo que tienen y sobre todo los precios de las cosas no me parece nada bien. Me gusta llegar a un sitio y poder elegir qué pedir con algún conocimiento y luego no llevarme ninguna sorpresa extraña al pagar. Eso sí, bonito y agradable es.

  • Responder
    8 enero, 2013

    Muy recomendable, hemos ido hoy a tomar el menú y estaba muy bueno. El personal muy amable y atento. Iremos a cenar un día a la carta a ver. Gracias

  • Responder
    maria
    11 enero, 2013

    A mí tampoco me ha gustado, y en cuanto a los precios: Cocacola light y tercio de cerveza 6 euros

  • Responder
    Jose
    16 marzo, 2013

    Que te coloquen un brebaje corriente etiquetado como Ribera del Duero por 16 euros demuestra su mala fe. Que sea una práctica extendida en Madrid no significa que no sea reprobable, simplemente demuestra que no hace falta ser banquero para robar.

  • Responder
    Edu
    18 septiembre, 2014

    El local es maravilloso. La decoración muy bien lograda y verdaderamente invita a entrar, sentarte, tomar algo o cenar. Pero no olvidemos que estamos en un restaurante, y que las paredes y los cestos tipo provenzal que adornan el local no se comen.
    La comida es verdaderamente mediocre. El servicio deja mucho que desear (l@s camarer@s te atienden como si estuvieran perdonándote la vida). Habiendo otros sitios que sin tanta pretensión y con el mismo rango de precio (20 – 30€) ofrecen mucha mejor cocina, no veo por qué volver. Definitivamente no me gustó

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR