Okashi Sanda | Restaurante japonés sin gluten

Comida japonesa tradicional y apta para celíacos. Okashi Sanda adapta el recetario nipón para ofrecer una deliciosa alternativa a los foodies con intolerancia al gluten, que comienza con platos clásicos y postres creativos para llegar a una coctelería de inspiración asiática y menús bento servidos en auténticas cajas de madera lacada.

La joven pareja hispano-japonesa que dirige Okashi Sanda empezó haciendo sushi en Rivas Vaciamadrid, pero pronto se mudaron a La Latina para adaptar su idea de negocio a un entorno más urbanita. Tras seis años creando una clientela fiel en este castizo barrio, se trasladaron a Malasaña para abrir este coqueto restaurante que nos conquista nada más entrar con una agradable atmósfera y un amplio salón lleno de farolillos, grullas de papel y otros recuerdos nipones.

Tori no Karage.

Tori no Karage.

La carta hace un guiño a la infancia de los niños japoneses, la que recuerda haber vivido la chef Tamara Ishihara antes de trasladarse a España. Recetas tradicionales y caseras que se alejan por completo del consabido sushi y recuperan platos más habituales en las casas japonesas, como son el takoyaki (bolitas rellenas de pulpo), el okonomiyaki (conocido como la pizza japonesa), el katsu-kare (adaptación japo del curry indio que importaron al país los ingleses en los años 20) o el katsudon (un cuenco de arroz cubierto con una chuleta de cerdo rebozada, huevo revuelto y condimentos). Las raciones son generosas, nada de degustaciones, pensadas para compartir ‘en familia’ y rendir tributo a la reina de la casa: la auténtica plancha japonesa que Tamara mandó traer desde su país natal.

Toda su oferta es apta para celíacos, no en vano es el primer japonés 100% gluten free de Madrid aprobado por la FACE. Absolutamente todo, desde los ingredientes principales (cuidadosamente seleccionados) hasta las salsas (caseras, no prefabricadas) es sin gluten, sin lácteos o derivados y sin azúcares refinados, y los que no tienen intolerancia ni lo notan. Después de probar algunos de los platos de la carta, merece la pena dejar hueco para la shortcake (una tarta de nata y fresas típica de los cumpleaños japoneses) y el mochi (pastelito de arroz glutinoso con sabor a matcha y relleno de anko), acompañado de un matcha latte (hecho en una curiosa máquina que simula la ceremonia del té), un refresco de importación como Calpis o un mojito gigante de sake, pues es en la parte dulce donde esta ‘japo-madrileña’ da rienda suelta a su creatividad.

Okashi Sanda ofrece en ocasiones una opción de sushi vegetariana y sorprende cada semana con nuevos platos que anuncia en su Facebook. Otro de sus fuertes es haber recuperado la tradicional caja de madera lacada o bento para ofrecer variados menús del día japoneses. Toda una subcultura gastronómica, con combinaciones cada vez más elaboradas y sofisticadas, que de martes a viernes en horario de comidas sirve al restaurante para recoger un surtido de platos tan vistosos como nutritivos: sopa de miso, ensalada, una porción de gohan con furitake (arroz blanco con un condimento compuesto de algas, pescados, huevos o vegetales deshidratados y secos), ensaladilla de estilo japonés, encurtidos nipones y un plato principal a elegir entre Tori no Karaage (pollo crujiente con ajo y jengibre), Korokke (croqueta de estilo japonés rebozada en panko), Tonkatsu (chuleta de cerdo empanado) o Buta no sobayaki (cerdo al jengibre).

Precio medio 20€; Menú bento 12,90€

De martes a domingo de 13:30 a 23h

Tribunal

913 65 44 02

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR