Bache, de Alejandro Alcántara en MadridEl chef Alejandro Alcántara se instala en Madrid para ponerse a los mandos de su propio restaurante, Bache, nombre con el que homenajea a las tabernas gaditanas en las que se despacha vino con alguna que otra tapa, y de las que ya quedan pocas. El de Alejandro Alcántara es un bache menos humilde que aquellos y con más estilo, pero fiel a la tradición de la barra de bar, con una bodega actualizada en referencias y una cocina donde se cuecen pucheros y guisos largos elaborados solo con productos frescos, autóctonos y de temporada.

Aquí las legumbres que acaban en el plato del día bailan previamente durante la cocción a ritmo de Kiko Veneno, Raimundo Amador y Los Delinqüentes. Porque tras la pequeña fachada-ventanal del restaurante suena un hilo musical que echa a andar incluso antes de que las luces del local se hayan encendido. El ambiente festivo, la juerga del equipo de sala, la estética de casita de campo actual y la carta nos trasladan hasta su Cádiz natal; pero no solo, porque también son constantes los guiños a otros muchos lugares del mundo de los que Alcántara se deja influenciar; por eso, las gyozas se rellenan de carrillera, y las patatas bravas llevan una salsa de alioli de ajo frito y brava de chile chipotle mexicano.

El televisivo chef Alejandro Alcántara.

El televisivo chef Alejandro Alcántara.

Y es que ésta es una cocina tradicional a la vez que desenfadada y sin complejos. Se atreve con la fusión, como la que hay en cada ración de oreja -confitada durante 12 horas a baja temperatura- acompañada de humus tradicional casero con un toque de pera asada; en la tapa de bocata de vieiras, dos hermosas piezas escondidas entre dos láminas de pan de baguette levemente marcado a la plancha; o en la ensaladilla de buey de mar hecha con patata, zanahoria, piparra, pepinillo y emulsión de crustáceos, una de las propuestas de platos fríos.

Carta pensada para compartir

La carta con la que trabaja Bache es breve y no se divide en entrantes y principales, sino que lo hace en otras dos categorías: ‘salado’ y ‘dulce’, a las que hay que sumar las tres o cuatro habituales sugerencias del chef. La clasificación es así de sencilla porque todos los platos se prestan para compartir, ya sea en una velada romántica en pareja o en una quedada entre amigos; por eso mismo, cualquiera de ellos se puede degustar en formato media ración.

Hay sitio para todos en este local dividido en dos plantas, con terraza a pie de calle -siempre que el tiempo lo permita-, barracocina a la vista y bodega repleta de referencias de pequeños productores y desconocidos vinos de autor. No todos se pueden beber por copas, al menos no al mismo tiempo, pero rotan semanalmente para que siempre haya dos tintos y dos blancos para degustar a sorbitos. El resto, disponible en botella para disfrutarlo sin prisa pero sin pausa, porque el restaurante cierra a media tarde; breve descanso que les permite reponer fuerzas y abrir a la hora de la cena con la misma guasa que en la mañana.

Platos 6,50-25€. Vino 2,50-5€ (por copa)

De martes a sábado, de 13:30 a 16h, y de 21 a 00h. Domingo y lunes cerrado

San Bernardo / Quevedo

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies