Sr.Ito | Restaurante japonés en Chueca

Todos los restaurantes japoneses a los que vamos parecen cortados por el mismo patrón: decoración minimalista, tatamis, maderas y elementos que recuerdan a la cultura del país del sol naciente en cada rincón. Sin embargo, en pleno siglo XXI, ya no son necesarias este tipo de referencias para considerar a un japonés auténtico o bueno. Lo importante, claro está, es un producto único y unas elaboraciones lo más conseguidas posibles. Es lo que ofrece Sr.Ito, el nuevo bar y restaurante de la calle Pelayo, en la zona de Chueca, que da luz y brillo a la cocina japonesa.

El nuevo local llama la atención por un interiorismo diferente, más adaptado a los nuevos tiempos. Donde predominan muchos objetos reciclados de aire vintage, algo que ha permitido abaratar costes y crear una atmósfera más rica . Su conjunto de sillas, todas siguiendo una concienzuda búsqueda por Wallapop, ya indican que estamos ante un japonés distinto. Las mesas de hierro y mármol recuerdan a los bares más castizos, también el capitoné aceituna de los taburetes de la barra. Pero hay mucho más: una planta inferior muy tranquila y libre de ruidos, donde lo mismo se decora una pared con papel japonés, que se descubre un techo y se deja tal cual. Otro de los sellos distintivos es el muro de la entrada, comisariado por el crítico de arte Mateo Feijóo, que con una periodicidad bimensual irá rotando a diferentes artistas contemporáneos. Para la inauguración han contado con un gran mural de Monoperro, donde ha querido inmortalizar a cocineros, camareros y socios del restaurante.

Sr.Ito | Restaurante japonés en Chueca

Carpaccio de solomillo.

Tras la cocina está el equipo del antiguo Samurai, un japonés de aire familiar que durante quince años se ubicó en la Cuesta de Santo Domingo. Tras el cierre de aquel, el encargado, Iban González, se vio con la posibilidad de asociarse y montar su propia local. Un restaurante de cocina japonesa, donde la materia prima es la que manda. La anguila y la vieira provienen de Japón, el atún de Cádiz y el pez mantequilla del norte de Europa, por poner tres ejemplos característicos. Un gran nivel que se puede apreciar en unas croquetas cubiertas de panko y elaboradas con secreto ibérico, calabaza y curry, en las gyozas de col y jengibre, o en el carpaccio de solomillo, tostado previamente con aceite de sésamo. La carta, además, la forman una amplia variedad de sushi, con niguiris, makis y rolls. Para terminar, como manda la tradición nipona, se procede a degustar la sopa udon, un caldo de pescado muy sabroso con alga kombu.

De la selección de vinos se ha encargado el sumiller gallego Bosco Padín (Lavinia). Viticultores y bodegueros de perfil ecológico, que practican vendimias manuales y vinificaciones no intervencionistas, es lo que predomina. Entre ellos destaca por su originalidad un vino blanco y espumoso de la zona del Piamonte, elaborado con uvas moscato, llamado Vajra, muy refrescante y equilibrado. Algunos de los vinos se pueden pedir por copas y también tienen un corto pero bien elegido repertorio de cavas y champagnes. En la barra es obligatorio pedir el mojito de sake, servido en jarra de cobre.

Por último, valorar sus nueve menús, con precios contenidos y que ayudan a que la comida durante el mediodía tenga otro tono.

Precio medio, 30-40€

De martes a domingo de 12 a 00h

Chueca

91 081 66 15

* Fotos Paco Montanet

Un comentario

  • Responder
    laura
    21 septiembre, 2016

    me ha gustado mucho este blog, da un aspecto muy bueno sobre el lugar y me parece muy ecológico.
    Tengo pensado ir.

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR