panoramica 1

ESTABLECIMIENTO CERRADO

Salir a picar algo o ir de tapas no significa comer cualquier cosa. Y sitios como Chifa Boteco lo demuestran. Es más, en este caso concreto se puede decir que el concepto va más allá, porque sus propuestas son de muy alto nivel. Y no solo porque se encuentre en la planta del Gourmet Experience de El Corte Inglés de Gran Vía, sino por la calidad del producto y su transformación en bocados de alta cocina que fusionan lo mejor de Asia y Latinoamérica. Detrás está la creatividad y la experiencia de Estanis Carenzo, jefe de cocina de Chifa Comedor -el formato de mesa y mantel de Boteco-, Chifa Camión -el foodtruck– y Sudestada.

Chifa Boteco es la versión reducida e informal de Chifa: cuenta con un espacio limitado solo a 14 comensales en barra, para comer platos recién salidos de la cocina, una cocina que está a la vista, situada dentro de la barra -abierta y en forma de U-, lo que permite ver en directo la elaboración de cada propuesta. Aunque también se puede pedir comida ‘en bandeja’, para trasladar a cualquiera de los sitios habilitados en el espacio de Gourmet Experience, tanto interior como exterior, con vistas panorámicas de Madrid. 

bocata chifa

Codornices con chimi-curry

La carta no es extensa, pero sí contundente y compuesta por platos para compartir. Algunos están clasificados como ‘especiales’, como el naanwich japonés de picanha a la laosiana, un original sandwich con pan casero servido sin montar (consejo: para comerlo, lo mejor es apartar las patatas del pan y doblarlo para terminar de formar el sandwich); codornices con chimi-curry sobre una base de pan naan casero, recién marinadas y muy sabrosas; y torta vietnamita de cerdo ibérico, versión de un banh mi vietnamita hecho con un bollito de pan con aceite de oliva. Sobresalen también algunas versiones de platos conocidos de Carenzo, como el chori-bao, una reinterpretación de su choripan de arribeños.

La fusión también llega a la barra con batidas de frutas (no, no es una errata) diferentes en formato frozen, como la mojitada maracuyá o el mojito brasileño. Y como buena barra de tapeo, no falta la cerveza. En este caso, artesana y de La Virgen, además de una selección de vinos nacionales y argentinos para beber por copas o por botella.

Como en una coctelera, todos estos elementos se combinan cada jueves en las Boteco sessions, sesiones de música a cargo de Dj Mamï en las que los ritmos neolatinos se mezclan con los cócteles y los platos de la barra de Boteco. Al más puro estilo de los botequims brasileños (zonas de tapeo en Río de Janeiro), de donde toma su inspiración esta barra-comedor chino-latina ubicada en el cielo de Madrid.

Platos 6€ – 17,50€. Cervezas 3,50€. Cócteles 9,20€ – 11€.

De 10 a 00h.

Callao

915334154

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR