LA BERENJENA CHAMBERI tapas cervezas y vinos

Cuando creíamos que en la zona de Ponzano ya no cabía un alfiler, llegan Marta Gutiérrez y Rebeca Hernández y sorprenden a los escépticos con un restaurante agradable, luminoso y con una cocina sabrosa y divertida, o como a ellas le gusta llamarla, ‘anárquica’, porque la creatividad no conoce límites en sus fogones. Se llama La Berenjena de Chamberí y cuenta con el aval de su predecesora, su taberna homónima en Lavapiés.

Precisamente, la idea de montar este restaurante nació de la falta de espacio en esta primera taberna y de la creciente demanda popular. Mantiene su espíritu informal y una carta elaborada que pretenden hacer crecer con el tiempo siguiendo la máxima que Rebeca, jefa de cocina, ha llevado hasta ahora: hacer una cocina anárquica. Es decir, partiendo del respeto absoluto a la tradición, crecen infinitamente sin más reglas que el empleo de la mejor materia prima y la búsqueda de sabores y texturas nuevas.

LA BERENJENA CHAMBERI Cangrejitos crujientes

Cangrejitos crujientes.

Y así nacen platos como los cangrejitos crujientes, unos cangrejos pequeños y sabrosos, fritos con la carcasa de sus patas hasta conseguir una textura crujiente y en absoluto grasa –hay que decir que son especialistas en fritos algo particulares– y servidos sobre una tierra de galleta y especias japonesas. Nos movemos a Asia con bocados como los dumpling de zamburiñas y gambas rojas, con un potente sabor a las segundas y una cocción perfecta. Volvemos a nuestro norte con las kokotxas de merluza en salsa verde de curry, un recuerdo a la tradición en un producto exquisito y cocinado con mimo para que el curry verde de el picor justo y respete el sabor. Y las mezclas continúan con otros platos como las navajas gallegas con gel de coco. La oferta está ideada para compartir o para probar pequeños bocados elaborados. Además tienen una selección de quesos, patés y conservas, las incombustibles croquetas –aquí de puerro, boletus, chipirones en su tinta o cabrales–, langostinos rellenos de queso… Y platos más potentes como el rodaballo en su piel, un rodaballo entero servido sobre sus espinas y su piel, previamente fritas, para que no te dejes nada en el plato.

De postre hay que probar la tierra y la crème brûlée de dulce de leche, todos caseros. Aunque hay un plato a caballo entre un entrante y un postre especialmente sorprendente: las piedras de foie. Se trata de piedras de chocolate blanco fino rellenas de foie, frescas, dulces y a la vez saladas, se deshacen en la boca y bien pueden poner el broche final a una comida.

Tampoco hay que irse sin probar su coctelería. Rose Rivas cuenta con algunas creaciones estrella como el Gin-Sour, una variante del Pisco Sour muy fresca, hecha con una ginebra de azahar. Pero es capaz de crear un cóctel personalizado partiendo de tus preferencias.

Y todo esto en un ambiente relajado e informal. Un restaurante sin pretensiones, minimalista y con una gran cristalera en el frente, que en invierno deja que la luz inunde el local y en verano se retira para dejar el espacio abierto a una agradable terraza entre jardines. Sin duda, no es un restaurante más de Ponzano, es una apuesta por una nueva fusión, un oasis gastronómico.

Bocados desde 2€; platos individuales y para compartir entre 8 y 24€

De lunes a jueves de 13h a 02h. De viernes a domingo de 13h a 2:30

Cuatro Caminos / Nuevos Ministerios

91 168 26 06

* Fotos Paco Montanet

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR