Runaways Barra y mesa compartida

No tiene pérdida. Runaways es ese local que llama la atención en los soportales de los nuevos bloques de viviendas que hay al final de la calle Embajadores, junto a la plaza de Legazpi y a un paso de Matadero. La ubicación es uno de sus puntos fuertes, tratándose de una zona que cada vez tiene más papeletas para convertirse en otro de los barrios de moda de la ciudad. Así lo ha querido El Pirrakas –apodo por el que se conoce al chef y asesor gastronómico Javi Domínguez, su propietario–, quien ha sido el primero en instalarse justo aquí con una taberna de estética industrial y canalla, muy del estilo berlinés años 80, pensada para vivirla y disfrutarla más de día que de noche. 

Runaways Pollo hijo putaToda la fachada es un ventanal por el que los rayos de sol se cuelan hasta la cocina, en sentido literal, porque casi no hay paredes –de hecho, solo hay una en todo el local, la del baño–. Y es así de manera premeditada, porque la idea ha sido crear un espacio para pasarlo bien, para echar el rato, para bailar –a ritmo de pop, rock y la música indie del momento, banda sonora habitual en la vida del Pirrakas– y, si apetece, para comer algo con su marca personal: base tradicional con ingredientes y notas inspiradas en los viajes por el mundo de este bon viveur. Todo maridado con vermut, cervezas, vinos y copas hasta la madrugada. 

La carta está muy pensada para compartir, con propuestas cambiantes que se renuevan de semana en semana, en función de los gustos y de la temporada, por supuesto: desde unas alcachofas en salsa verde con vieira hasta un costillar ibérico a la barbacoa japonesa o una panceta a lo loco, marinada y cocinada al horno durante horas. Los que no cambian nunca –sus fieles seguidores no se lo permitirían– son el steak tartar, muy condimentado y jugoso, el pollo ‘hijoputa’, con un nombre que deja pocas dudas sobre el sabor picante con el que sorprende la primera vez que lo pruebas, o el Po’Boy de gambas, un bocadillo típico de Nueva Orleans, bautizado ya como el bocata de calamares de la casa por su parecido razonable, pero con un estilo diferente: el estilo Pirrakas. 

Tapas y platos entre 3,50 y 15€. Vermú 3,50€

De miércoles a sábado de 12:30 a 00:30h, domingos de 12:30 a 17h

Legazpi

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR