formentor-roscon

La mítica pastelería Formentor, que celebra este año su 60º aniversario, se trasladó el pasado mes de septiembre desde su ubicación tradicional en la calle General Díaz Porlier a otro local del barrio de Salamanca, zona que ha acogido a la familia Forteza durante todos estos años. Su nueva pastelería en la calle Hermosilla, 81, casi a la vuelta de la esquina de la anterior, conserva toda la esencia del negocio familiar, con un aire renovado que le ha sentado de maravilla.

La decoración de este nuevo espacio ha corrido a cargo del estudio Kikekeller, que ha imprimido en Formentor su estilo sobrio y elegante, con algunos toques industriales. Para el diseño se han inspirado en los forns mallorquines –antiguos despachos de pan, repostería y pastelería–, dividiendo el local en dos partes diferenciadas pero unidas entre sí por un pasillo: a la entrada, la zona de tienda, con sus mostradores acristalados repletos de pasteles, bollería, pastas, torteles, tartas y, cómo no, de sus célebres ensaimadas, todo hecho de forma artesanal; al fondo y abierto al público –precedido por un divertido neón en el que se puede leer la palabra ‘ensaimadas’–, el obrador, donde trabajan con cariño y paciencia sus maestros pasteleros. Poder mantener su obrador fue, precisamente, una de las condiciones indispensables a la hora de buscar nuevo local para Formentor, y es que, gran parte de su fama se basa sobre todo en eso, en el hecho elaborar allí mismo sus dulces a diario.

Aunque Formentor es célebre por sus ensaimadas (que preparan con nata, chocolate, cabello de ángel o sobrasada de Santanyí), también cuenta con una excelente pastelería estacional, como torrijas, rosquillas de San Isidro, buñuelos o huesos de santo. Y en las fechas navideñas, no podía faltar el roscón de Reyes, que cada año elaboran con nata, trufa, cabello de ángel o sin nada más que la decoración con azúcar y frutas. El día 5, cualquiera que pase por la calle Hermosilla, será testigo de la cola que se forma a las puertas de Formentor para hacerse con uno de sus deliciosos roscones. ¿Su secreto? El oficio, el hecho de llevar décadas perfeccionando su receta, logrando así un roscón esponjoso, con una fermentación perfecta y una masa enriquecida con más huevos de lo normal.

Los grandes días del roscón son el 5 y el 6 de enero, pero también se pueden pedir por encargo durante todo el año. Otros dulces navideños que podemos adquirir en Formentor son turrones caseros, guirlaches, polvorones de avellana o figuritas de mazapán.

Precio roscones: roscón de 600 gramos 27€ sin relleno; con nata o crema 33€; de trufa (pueden hacerse con varios rellenos a la vez) 35€.

formentor-pasteleria-madrid

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR