Museo Chicote MadridEsto no va del clásico renovarse o morir. Porque los clásicos nunca mueren. Al menos los clásicos como Museo Chicote, testigo durante más de ocho décadas  -no cerró sus puertas ni durante la Guerra Civil- de la historia de Madrid desde un ladito de la imponente Gran Vía. A pesar de su popularidad, siempre ha sido refugio de miradas curiosas para la alta sociedad y el artisteo de cada época; siempre cóctel en mano. Lo confirman los cientos de fotografías que cuelgan en sus paredes y las leyendas -casi todas verdaderas, por cierto- de mitos del cine de todos los tiempos, como Ava Gardner, Rita Hepburn y Frank Sinatra, y mitos más de aquí, como Pedro Almodóvar y su troupe.

Museo Chicote Madrid

Coctelería art decó

Chicote, que ostenta el título de primera coctelería de España y la más antigua en la actualidad, siempre ha sido un lugar al que ir a tomar una copa después del trabajo -no, el afterwork no es un invento reciente- o incluso durante; no olvidemos que hubo un tiempo en el que los contratos y los negocios se cerraban copa en mano. Y, aunque parezca mentira, su estética poco ha cambiado desde entonces. El mobiliario y la decoración siguen siendo los mismos que diseñó el arquitecto Luis Gutiérrez Soto en un definido Art Decó para su apertura en 1931; aunque como los años no pasan en balde para nada ni nadie, han sido restaurados con la intención de que sigan manteniendo la misma elegancia de principios de siglo (de siglo pasado).

Pero hay cosas que sí han cambiado, por supuesto para bien, y lo que diferencia a ese Chicote con el de ahora es su cocina. Por fin -dirán algunos- el local se ha dispuesto a ofrecer algo más a su clientela incorporando una carta de picoteo con la que acompañar los casi 50 cócteles diferentes que prepara su barman Chema Insausti, entre los que siguen estando algunos míticos como el Mai-Tai y otros en homenaje a los personajes del Museo Chicote, como Hemingway y Alaska.

cocteles madrid

Cócteles, tapas y brunch

El Grupo Mercado de la Reina firma este nuevo fancy club dinning, con propuestas como croquetas cremosas de carrillera de cerdo ibérico; cigarrillos crujientes de mango y pollo thai con salsa de mostaza suave; tartar de lubina salvaje con salsa de caviar, pistachos y tostaditas payesas; o hamburguesa de rabo de toro con brioche de cerveza negra y salsa especial con patatas crujientes. Para el postre, varios a elegir, entre ellos panna cotta de mascarpone con infusión de frutos rojos. Y los domingos brunch, al que sigue una sesión de DJ a modo de sobremesa que dura hasta el cierre del local (a las 21:30h, prontito por ser el último día de la semana). Porque ‘los domingos son otra cosa’.

Ese es el Museo Chicote de ahora, un lugar frecuentado por gente de diversas edades, desde jóvenes universitarios a empresarios de alto nivel ejecutivo, pasando por matrimonios bien avenidos y parejas que acaban de conocerse. Todos ellos tienen una nueva excusa para alargar la velada y ‘chicotear’ durante un rato más en este museo viviente de la historia y el canalleo de Madrid. ¡Larga vida a Chicote!

Platos 6,80€-15,75€ / Cócteles 6€-8€

De martes a sábado de 17h a 03:30h; domingos de 13h a 21:30h. Lunes cerrado

Gran Vía

915326737

*fotos: Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR