BATON ROUGE Coctelería de autor

Si algo caracteriza a los bares de cualquier parte de los Estados Unidos es que son lugares de encuentro donde la gente no solo va a beber, sino también a charlar. Esta atmósfera acogedora y cercana, así como la pasión por las bebidas, es lo que ha llevado a los socios de Baton Rouge a abrir las puertas de esta coctelería en Madrid. Situada en el céntrico barrio de Huertas, toma su nombre de la capital de Louisiana. Tiene lógica, pues este cocktail bar, que también cuenta con varias opciones de picoteo, se inspira directamente en lo que al otro lado del Atlántico conocen como ‘the local’: ese bar de toda la vida en el que la gente del barrio se mezcla con foráneos y amantes de los buenos tragos.

La decoración del local remite a la era poscolonial de Nueva Orleans, con tonos rojos y negros, madera oscura y ladrillo visto. Dividido en dos plantas, Baton Rouge ofrece al visitante un espacio agradable que invita a la conversación, ya sea alrededor de la barra o, si se busca un ambiente más íntimo, en algunas de sus mesas o sofás. Todo ello aderezado con música swing y jazz, y el mejor funk de los 60 y 70. Porque En Baton Rouge todo está pensado al detalle.

BATON ROUGE Coctel Barrel-Aged Blood and Sand

Cóctel Barrel-Aged Blood and Sand

Si de algo puede presumir este rincón madrileño es de su carta de cócteles. Un total de 16 opciones elaboradas por Diego González (cofundador del proyecto), ex head bartender de Tatel de Madrid y curtido en locales del Soho londinense y Nueva York -ciudades en las que aprendió de los mejores del mundo, llegando a ser nominado mejor barman de Reino Unido en 2000 y 2002-. Un bagaje cosmopolita que ha contribuido a la manera en la que hoy se expresa a través de sus mezclas, muchas de ellas envejecidas y ensambladas en barricas en la propia barra del local.

Entre la carta encontramos sugerencias tan atractivas como –por supuesto– el Sazerac, cóctel oficial de Nueva Orleans, su particular revisión del Manhattan (con whisky de centeno y Bourbon), el clásico Blood & Sand (el hit del local para los más whiskeros) o el chispeante Chipotle Way, para paladares amantes del picante. Aquellos que prefieren los tragos con notas frutales podrán decantarse por un Cuban Rumble (ron y codial de manzana), un Elegance Martini (vodka, fruta de la pasión, frambuesas y tintura de limón) o el Pineapple & Ginger Fizz (infusión de gin y té negro, piña, cardamomo y manzanilla). Cabe añadir que, para sus cócteles, González utiliza amargos –cardamomo, canela, absenta, chile y chocolate, apio o flor de azahar…– ensamblados previamente por él mismo, lo que aporta el equilibrio perfecto a sus copas. Y si se tienen dudas sobre qué cóctel pedir, Baton Rouge lo pone fácil: su carta está dividida en varias secciones (fresco y afrutado, clásicos, originales de la casa o sin alcohol) en las que, mediante iconos, se explican en qué tipo de vaso se sirve, si está agitado o construido en vaso, qué tipo de sabores se experimentan (cítrico, amargo, floral, etc.) y la hora del día a la que se recomienda tomar.

Y ojo, porque si el hambre llama, podemos acompañar nuestro cóctel o cerveza con una hamburguesa de carne o vegana (acompañada de patatas gajo con salsa de la casa y coleslaw), un mix dip de fingers de pollo, y de mozzarella y jalapeños rellenos de crema de queso cheddar, o un rico hummus con crudités. Imprescindible si queremos salir del Baton Rouge andando en línea recta.

 

Cócteles 9,50€ y 10€. Hamburguesas a partir de 8€. American fríes 3,50€

De domingo a jueves de 19 a 2h. Viernes y sábado de 19 a 02:30h (en invierno a partir de las 17h)

Sol

*Fotos Paco Montanet

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies