Cafés en Madrid

Inicio / Centro / ‘Café Angélica’, el templo cafetero de San Bernardo

‘Café Angélica’, el templo cafetero de San Bernardo

Maria G. Aguado

Con todo el ajetreo de la calle San Bernardo, el discreto Café Angélica podría pasar desapercibido. Pero eso es imposible, porque ha elegido ubicarse en una antigua tienda de hierbas aromáticas –la primera de Madrid– y porque la llamada del café, de por sí atractiva, se convierte en ineludible cuando sabes que ellos mismos lo tuestan y lo tratan con el mimo de un proyecto que además de personal es solidario.

Angélica nacía allá por el 1948, cuando un trabajador de aduanas vio que en Francia triunfaban las hierbas y especias y decidió probar suerte en el 24 de la calle San Bernardo. Pero los tiempos cambian y hace poco se vio obligado a echar el cierre. Fue entonces cuando Luz y Carlos Zamora, profesionales de la restauración y nostálgicos de los locales de toda la vida, decidieron conservar este lugar emblemático y convertirlo en mucho más que un café. Pero vamos por partes.

Desayuno La Paz.
Desayuno La Paz.

El café. Lo tuestan ellos mismos y lo hacen a tu gusto (tueste y mezcla) para que tengas tu propio café. Todos proceden de pequeños productores de Etiopía, Ruanda y Tanzania, El Salvador, Colombia, Guatemala y Brasil. Así que puedes probar, por ejemplo, uno dulce de la Finca Jaguara de Brasil, el clásico y salvaje de Etiopía de Kochere, el descafeinado al agua y sin químicos de Colombia, el que producen las familias de Ruanda o el que 194 agricultores cultivan a 1.900 metros en las montañas de Tanzania. Así hasta 11 tipos de café, todos solidarios. Y es que Carlos vio hace unos años un documental sobre las paupérrimas condiciones de la producción del café en Etiopía y decidió que sólo serviría café de pequeños productores y que todos sus beneficios irían destinados a proyectos de co-desarrollo en África, en países como Nigeria o Costa de Marfil. De allí es originaria Philo, parte de la familia desde hace 10 años y encargada de que esa inversión dé frutos.

Aunque el café es el protagonista, Angélica guarda (además del nombre) las hierbas y especias que le dieron fama en sus estantes de madera originales, encanto a raudales. Las hierbas aromáticas proceden del Delta del Ebro y son secadas al aire para que conserven todo su aroma, sus propiedades y su sabor intactos. Sus 14 variedades de tés proceden de India, Japón y China, son orgánicos y puedes probarlos allí mismo o llevártelos a casa. Las especias proceden de pequeños productores de la India, también son ecológicas y tienen el certificado Fair Trade (de comercio justo).

Para desayunar, la tosta de aguacate manda, aunque también puedes disfrutar de clásicos como el pan con tomate y aceite acompañado de jamón o queso fresco, y dulces caseros. Para comer, tapas sencillas pero efectivas como el chuletón de tomate con hierbas y especias ‘Angélica’, el queso de Fariza –ecológico, de ovejas que pastan en las arribes del Duero– y jamón ibérico procedente de la pequeña piara de Finca Montefrío, donde solo un centenar de cerdos pastan a sus anchas en 200 hectáreas de encinas. Y platos como el roast beef de ternera ecológica, el salmón salvaje con rabanitos, la pechuga de pollo ecológico con salvia, mostaza y jengibre, o la quinoa con aguacate, verduras asadas, tomates confitados y fresas; todos para tomar en formato bocadillo y ensalada.

Autenticidad, trabajo bien hecho y ética. Un templo con todas las letras.

Precio medio del café y el té 2,50€, precio medio de la carta 8€

De lunes a viernes de 09h a 22h, sábado y domingo de 09h a 22:30h

Noviciado/Santo Domingo

[Not a valid template]

* Fotos Paco Montanet.

¿Te ha gustado?
¡Compártelo!
¡Valóralo!

¿ Recibes nuestra newsletter ?

No te pierdas nuestro boletín semanal de noticias para estar informado, antes que nadie, de las mejores promociones, eventos y novedades de Madrid. ¡Suscríbete!