ABC_2659 copiaLa crisis de los 40 y la disponibilidad de un pequeño local en el barrio de Las Letras son los culpables de que Motteau haya abierto sus puertas. Se trata de una pastelería con obrador a la vista en la que el bonaerense Juan Manuel D’Alessandro, su creador, prepara recetas con la esencia repostera de sus antepasados franceses, los dueños del primer Motteau en la Normandía del siglo XIX.

Ahora es el barrio castizo quien tiene el gusto de saborear esta repostería de autor, fruto de una combinación de tradiciones americana y francesa, y alguna que otra pincelada argentina. El resultado es una carta en la que sobresalen la tarta de zanahoria o carrot cake, la cheescake, el brownie, la tartaleta de chocolate y almendras, la de frutos secos y frambuesa o la tarta de chocolate y cerveza negra, elaborada ésta última con una cerveza artesana hecha a partir de dulce de leche. Casi todas las prepara en raciones individuales; las medidas de tarta para compartir las reserva para los pedidos por encargo (con 24 horas de antelación como mínimo).

Tartaleta de limón y merengue.

Tartaleta de limón y merengue.

Si hubiera que decidirse por un único postre, ese por el que todos sus clientes vuelven y repiten una y otra vez, sería su lemon pie o tartaleta de limón y merengue. Y sabemos por qué: la sabrosa crema de limón casera que diariamente prepara Juanma y la masa quebrada elaborada con mantequilla traída desde Francia -la misma que emplea en sus delicados croissants-, combinan a la perfección en cada bocado. Merece la pena probarla. Igual que su tarta Tatin de manzana, que aquí se sirve templada y con nata. O el brownie, del que regalan pedacitos con el café a los más habituales. O sus croissants, cuya laboriosidad y delicadeza -se tarda tres días en preparar la masa hojaldrada y, una vez sacados del horno, deben ser consumidos recién hechos- le obliga a prepararlos en muy pequeñas cantidades. Un truco para ser uno de los privilegiados en degustarlos: consultar cuándo va a ser la siguiente hornada y acudir pronto a Motteau, antes de que se acaben.

Por el momento esta pastelería de estilo vintage, decorada con los muebles del estudio de interiorismo Tosca, solo vive de dulces, que se acompañan de cafés Nespresso, infusiones y zumos de naranja natural. Aunque poco a poco lo salado va colándose en su carta. Primero fue el cake de olivas, queso Gruyere, bacon y pimiento rojo, todo un éxito. Y todo apunta que más adelante serán las tostadas de pan para tomar a la hora del desayuno, seguramente con mantequilla, las que se incorporen a su carta. Como una armonía perfecta entre las tradiciones española y francesa.

Tartas 4€. Tartaletas 3,50€

Lunes de 14 a 19:30h. De martes a sábado de 10 a 19:30. Domingo cerrado

Antón Martín / Atocha

* Fotos Juan David Fuertes

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies