Panoramica

Monkee Koffee no es solo un sitio mono -y claro está que no lo decimos por el logo-, sino que su verdadera razón de ser es el café. Lo cual no quita que el envoltorio no esté a la altura: un espacio agradable, funcional, de estética vintage y aire industrial en el corazón de Chamberí que invita a disfrutar de un buen café sin prisas, como dicta el manual de buenas normas en la era del café de tercera generación. Aunque va mucho más allá.

Respecto al café, sirven un blend exclusivo de café natural y arábica 100%, tostado para ellos y procedentes de microlotes recolectados en fincas de Colombia, Brasil, Guatemala y Etiopía. ¿El resultado? Un café único a precio convencional, porque a pesar de su notable calidad el precio final no es muy superior al habitual.

Todo lo que rodea al café aquí es tratado con la misma dedicación, para que la experiencia final sea más que óptima. Por ejemplo: todos sus camareros son baristas profesionales; el agua que emplean se mineraliza antes de su paso por la máquina -el agua de Madrid, aunque de muy buena calidad, es de mineralización muy débil, lo que repercute negativamente en la calidad del café-; y la leche se mantiene a una temperatura constante de 4º para llevarla después hasta los 65º, una leche fresca y entera -clave para disfrutar de la cremosidad en un buen latte– que procede de la lechería madrileña Los Combos. Y para los intolerantes a la lactosa, leche de soja

Monkee Koffee

Un espacio recuperado en Chamberí

Se mima hasta la metodología y procedimiento en la toma del café, porque la intención es no interferir en este momento de relax: hay un corner selfservice con todos los extras necesarios para tomar el café, como azúcar, cucharillas, servilletas y jarras con agua; wi-fi gratuito, que siempre se agradece tanto para trabajar como para los momentos de ocio y relax. Aquí tú decides cuándo abandonar la mesa, sin ningún tipo de presión par parte del personal del café, que delega en el cliente la obligación de recoger la mesa,  tarea a la que incluso se han acostumbrado hasta los mayores del barrio, cada vez más asiduos al local.

También tienen chocolates, tés, infusiones, refrescos y cervezas Alhambra 1925. Para acompañar, repostería casera que les prepara un obrador en exclusiva: carrot cake, apple pie, browney, chesscake, cookies y bizcochos elaborados con frutas frescas, como plátano o fresa (extraordinaria esta última), que les dan una jugosidad extra. Y en el apartado salado, platos saludables como ensaladas y sandwiches elaborados con los panes de la Tahona del Pintor.

Y es así, a base de calidad y buenas experiencias durante todo el día, como los creadores de Monkee Koffee, Salva Figueros y Óscar González, se han propuesto fomentar la cultura del café y erradicar las malas costumbres en producto y consumo tan arraigadas. Si encima cuentan con un local recuperado, al que ellos mismos le han dado un aire actual, tomando como inspiración los cafés del mundo en los que más a gusto se han sentido durante sus años de viajes, la notoriedad parece estar asegurada.

Café 1,5€ – 2,5€. Sandwiches 4,5€

De lunes a viernes de 8 a 21h. Sábados y domignos de 10 a 21h

Canal / Islas Filipinas

91 545 66 09

*Fotos: Alfonso Ondarroa

Comments are closed.

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR