malpica-bar-de-tapas

Después de muchos años viajando como periodista, Antonio decidió montar el Circo, un local ya típico de Malasaña inspirado en ese trotar por el mundo y sus cocinas. Ahora, quizá como consecuencia natural de tanto movimiento, vuelve al origen, a Madrid, y recopila lo mejor de esta ciudad y de sus fogones en Malpica. Marta le acompaña en esta evolución, quién mejor que ella, encargada del Circo desde su apertura, para asociarse con este local que promete convertirse en punto de encuentro de quienes vivieron aquellas tabernas de siempre y quienes aprecian el poder de la tradición.

Eso sí, esto es Malasaña, así que el gusto está presente. El mismo Antonio ha montado todo el local, ha tirado las antiguas paredes para dejar el granito original y el ladrillo al descubierto, ha recreado varios arcos pintados a mano que recuerdan a las tabernas andaluzas o a las tascas mexicanas, y ha abierto el local al exterior con un  gran ventanal que lo llena de luz. Dentro, todo recuerda a Madrid: las barras de mármol, una barandilla de forja recogida de la calle que sustenta una mesa alta, incluso un banco de los que se veían antiguamente en los parques de la capital. Y en el suelo, una prolongación de la acera, porque Malpica quiere resaltar esa idea de estar en la calle disfrutando, aunque sus platos te hagan sentir como en casa.

malpica-tortilla-de-patatas

Tortilla de patata

En su carta no falta la tortilla de patata que triunfa en su primer local, además de los platos de rigor en una taberna castiza, como los torreznos, la ensaladilla y el bocata de calamares con ali-oli, por poner algunos ejemplos. A estos se suman varios toques de fusión inspirados por el Circo, que se manifiestan en las empanadillas criollas con mojo picón, en la burrata fresca con tomate y mermelada, o en la sopa de tomate con toques de jengibre y lima. También ofrecen menú diario, pero conscientes de la prisa y de la necesidad de una comida ligera para seguir con el ritmo, han decidido poner un menú más rápido y saludable en el que cambian el primer plato por un entrante al que sigue un plato principal y un postre. Rompen así con el menú típico, ofreciendo una opción más ligera y más económica con el objetivo de que te quedes bien servido y alargues la comida lo que tú quieras y no lo que te imponga el ritmo del local o lo copioso de los platos.

Malpica empieza su actividad a las nueve de la mañana para ofrecer desde el típico desayuno de bar –churros, porras, chocolate, croissants y tostadas– hasta otros más sofisticados, como el de pancakes con té –bebida a la que han dedicado toda una estantería–. El local no cierra hasta las dos de la mañana y en el transcurso del día ofrece aperitivos con vermut y tapa, comidas, meriendas, cenas y copas. Porque en esta calle que nunca duerme, Malpica tampoco lo hace.

Precio medio de la carta 7€; menú del día 9€

Todos los días de 09 a 02h

Callao

91 128 17 61

* Fotos Paco Montanet

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR