EL IDEAL Restaurante y copas

‘¿Qué me apetece hacer?’. Eso es lo que hay que preguntarse al cruzar la puerta de El Ideal. Porque aquí se viene a trabajar con el portátil y un café, a tomar cañas con amigos, a bailar con Bowie Margarita en mano, a merendar con contundencia o a cenar distendidamente, y hasta a cantar bingo en martes alternos. Se viene a lo que quieras siempre que sea a disfrutar, esa era la máxima de Lorena Castell y sus tres socios: divertirse en compañía, porque si algo tiene este bar es gancho (y poca vergüenza).

EL IDEAL Bocata de cabezada con berenjena ahumada y cebolla encurtida

Bocata de cabezada con berenjena ahumada y cebolla encurtida.

En un ambiente así de informal y divertido, la cocina tenía que ir en consonancia. Por eso contaron con el chef Alejandro Alcántara y su afición por comer con los dedos. Él lo llama ‘forkless, que como concepto viene a decir que olvides los cubiertos porque hasta la ensalada de la carta se puede comer sin ellos –sí, la mezcla de tomates cherry, algas, pan, bacon crujiente y huevito poché se sirve en una hoja de lechuga para que te lo comas como si fuera un taco–. Hablando de dedos, los reyes de la carta tenían que ser los bocadillos, pero no esperes el bacon-queso, aquí el trono está ocupado por el de cabezada con berenjena ahumada y cebolla encurtida, sabroso, con ese toque ahumado y una carne jugosa; y por el sándwich de costilla barbacoa con queso Payoyo, una carne tierna acompañada por este queso del que dicen que es el tesoro de la sierra de Grazalema y un guiño a los orígenes gaditanos del chef Alcántara. Sin duda, son los primeros del ranking, y les siguen el mollete soft shell crab con espinacas, nabo y cacahuetes, y su versión del kebab con chicharrones. Lo más castizo y reconocible lo vas a encontrar en el mollete de calamares frescos con mayonesa de yuzu –forma parte del top 3–, y en las raciones de bravas con ali oli de ajo frito, chicharrones de Cádiz (otro guiño), paletilla de bellota con pan con tomate y más calamares, que repiten ahora sin pan.

Entonces, ¿qué quieres hacer? ¿Merendar? Además de la carta, tienes tartas que cambian cada día y zumos de frutas que llegarán con el verano para que te relajes en los butacones mientras suena desde lo mejor de Aretha Franklin al glam rock de Bowie. Pero cuidado, porque poco a poco el ambiente se va animando, la música sube, los zumos dejan paso a las cenas con cócteles clásicos –Mojito, Bloody Mary, Tequila Sunrise, Gimlet, Whisky Sour y White Russian; el Margarita la bordan si lo pides fuera de carta–  y los pies empiezan a moverse solos con lo mejor de las últimas décadas. El punto álgido de la jarana llega los martes alternos a las 20h, cuando Lorena, micrófono en mano, empieza a repartir cartones de bingo. Sus compañeros del gremio de la tele y la radio le dan vueltas al bombo y todo el mundo se dispone a cantar bingo mientras el petardeo sube el volumen de la fiesta.

Y es que es muy fácil liarse en este sitio que parece sacado de la película ‘El Guateque’. Taburetes de terciopelo, sofás de sky rojo, motivos tropicales, pizarra setentera en las paredes, lámparas de los 60 y apliques de los 70 llenan dos plantas de glam y muy buen rollo, eso sí que no falla.

Precio medio carta 10€; cócteles 9€

De martes a jueves de 17 a 02h, viernes y sábados de 17 a 02:30h

Callao/Santo Domingo

651 82 93 73

* Fotos Paco Montanet

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies