Panoramica2

Gastrobar, gastropub, restobar, restaurante gastronómico, barra degustación, neotaberna… ¿dónde quedaron los bares de toda la vida? Esos que no necesitan llevar apellidos porque su nombre, ‘bar’, ya lo dice todo: sitios para sentirse a gusto en el barrio y a los que acudir a cualquier hora del día, para tomar un desayuno de café con tostada a primera hora, unas cañas con aperitivo para almorzar, un plato de cocina casera al mediodía o unas copas después de una cena de picoteo. Un bar, a secas, como Gonzalín, en Chamberí que se atreve a rescatar el concepto del bar de barrio, tan olvidado últimamente entre tanta idea innovadora.

La filosofía de este Gonzalín es ser un punto de encuentro entre amigos, el sitio de quedada al terminar la jornada o el punto de partida para el primer vermut del fin de semana. Así lo han querido sus creadores, Arturo Diaz y Álvaro Unzurrunzaga, y es por eso mismo que el espacio del bar se divide en diferentes ambientes: una barra en forma de ‘U’ que preside el local, una hilera de mesas con bancada corrida justo enfrente, un par de mostradores con taburete junto a los ventanales de la entrada y un espacio más escondido, tipo reservado, situado al fondo del local.

Gonzalin 09En carta, opciones para todos esos momentos: desayunos salados o dulces, con pincho de tortilla, pan tostado, repostería francesa o tartas y bizcochos caseros, perfectos también para merendar. De comer, cocina tradicional y de puchero, donde sobresalen las cremas del menú del día hechas con verduras de temporada, o las piezas de carne y pescado, que aportan la ración de proteínas necesaria para una comida equilibrada. Y otros platos para picar y compartir a cualquier hora, como gildas -un pincho muy común en el País Vasco que no es muy habitual en Madrid-, causa limeña -plato típico de Perú similar a nuestra la ensaladilla rusa- o tostas de tomate y atún ahumado recién hechas. La carta se completa con conservas, croquetas, quesos seleccionados, embutizos de El Bierzo… Y por las noches, una lista interminable de copas y cócteles clásicos, de mano de un coctelero profesional que atiende la barra en las noches de fin de semana

Pero hay algo que delata a este Gonzalín y que lo convierte en hijo de su tiempo: una decoración de estética retro ultracuidada hasta el más mínimo detalle, firma del estudio de interiorismo Madrid In Love, en la que el negro es el color principal. Se contrarresta con una iluminación muy cálida y acogedora que, a medida que va avanzando el día, deja paso a un ambiente más nocturno y callejero. Lo que no varía en ningún momento es su cierto aire bistró, que convive a la perfección con suelo de moqueta, mesitas de mármol, ilustración en la pared, azulejos verde turquesa tras la barra, lámparas Art Decó, vajilla en una alacena vintage… Así es este Gonzalín, un bar de barrio elegante, pero sin pretensiones; y por eso mismo no admiten reservas, porque esto es un bar.

Menú del día 11€

De lunes a jueves, de 09 a 00h; sábado de 10 a 00:30h; domingo de 10 a 23h.

Quevedo / Iglesia

916 034 3 64

* Fotos Alfonso Ondarroa

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies