El Botiquín, bar y tienda gourmet en ChuecaUn botiquín, en Venezuela, no tiene tanto el sentido médico como el gastronómico. Se conoce así a los bares típicos del país donde se puede comprar bebida y comida preparada, sin una necesaria intervención de la cocina, para tomarla in situ o llevarla a casa. Visto de este modo, y aunque no estemos en terreno sanitario, ¿cuántas veces un establecimiento de este tipo nos saca de un apuro de urgencia?

Sean visitas urgentes o de rigor, El Botiquín, en la calle Barquillo, acepta a todo tipo de pacientes sin desesperantes listas de espera (valga la redundancia). La tradición familiar arraigada en Venezuela de Marta Jorba aporta el nombre y el concepto del negocio. Las tablas de Óscar Huéscar, actor y productor de teatro al que lo mismo le da un escenario que una barra de mármol y azulejo, añaden enseñanzas y atenciones. La cultura de bar, de tapa y el buen producto español hace el resto. El Botiquín actúa como pequeño ultramarinos, como taberna e, incluso, como espacio escénico. Tiene ese aire de tasca de siempre con líneas limpias y contemporáneas, una cuidada imagen y, sobre todo, una oferta gourmet de escándalo que encuentra en las conservas y los vinos, con especial atención a los cavas, su principal reclamo.

El Botiquín, bar y tienda gourmet en Chueca

Cava y delicatessens

Berberechos y mejillones, seleccionados de las rías de Noya y Arosa y envasados por Espinaler, se unen a la que es, presumen, la mejor anchoa que se toma en Madrid. Maridan perfectamente con un selecto vermú de más de ochenta hierbas aromáticas. O con cualquiera de los limitados cavas que albergan, como el Xamós, elaborado de forma absolutamente manual; o con alguna recóndita joya como el Maryamm, el primer cava madurado bajo las aguas del Mediterráneo, o con el whisky irlandés Laphroaig, que se conjunta con una ostra en una chocante combinación ahumada. De entre los salazones, la mojama quita el hipo. Los embutidos selectos y los quesos de pequeños productores encuentran también, gracias a Óscar, a Marta y a El Botiquín, un escaparate comercial que de otro modo no tendrían. Algunas tostas, como una marinera murciana, homenaje a los orígenes de Óscar, cierran un tour gastronómico por la España en conserva.

El Botiquín cuenta con dos espacios: la barra y un pequeño comedor al fondo que, a corto plazo, acogerá curiosas lecturas dramatizadas entre antagónicos personajes históricos, y es que un negocio tan vocacional no puede olvidar ninguna de las pasiones de sus propietarios. Será un punto más para considerar la visita a este peculiar colmado y hacerlo imprescindible en un mediodía en el barrio de Chueca.

15-20€ de media

De martes a viernes, de 09 a 00h; sábados y domingos, de 12 a 01h

Banco de España / Chueca

91 532 39 30

*fotos: Victoria Verdiel

 

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR