Cardenal Cisneros se ha convertido en la calle más cervecera de Madrid: en apenas cincuenta metros, hay casi 40 grifos y más de 400 variedades de cervezas en botella, repartidos entre las barras de bares con treinta años de experiencia a sus espaldas y las de locales abiertos recientemente, pero que han bebido de la cultura cervecera del barrio. Cantera de aficionados, ya era una referencia para la cerveza de importación. Ahora, acaba de abrir una nueva etapa gracias a espacios dedicados a la cerveza artesana.

 

Oldenburg 01OLDENBURG (Hartzenbusch, 12, esquina con Cardenal Cisneros). Treinta años acercando las cervezas de importación a Madrid convierten a Oldenburg en la veterana de la calle. Decenas de tipos de vasos diferentes se apilan en sus estantes de madera; en la nevera, doscientas etiquetas en botella que se suman a sus nueve barriles, dos de ellos en rotación para las cervezas especiales o de estación. De la cocina salen platos sencillos y maridajes también clásicos para las cervezas: salchichas, patés, quesos y ahumados. José Luis Ramírez empezó el negocio que ahora gestiona Juan Carlos Cabezón, su sobrino, que ha mantenido su especialización en cervezas internacionales: belgas, alemanas e inglesas, sobre todo, pero también jamaicanas, por ejemplo. Lo mejor es dejarse aconsejar por Juan Carlos, capaz de “encontrar la cerveza adecuada para cada día, dependiendo del momento o del estado de ánimo”, que seleccionará algún nombre entre su gran variedad de estilos, desde cervezas de frutas a potentes referencias de 11 grados. Entre sus imprescindibles, Chemay, Orval o Weihenstephaner, la cervecera en activo más antigua del mundo, y Tedeum, con receta del fundador de la cervecería Oldenburg.

 

The Beer Garden 01THE BEER GARDEN (Cardenal Cisneros, 10). En esta ‘beer shop’ suena buena música en vinilo, se habla sobre cerveza, se dejan caer maestros cerveceros y aficionados a las bebidas de lúpulo, se organizan catas para grupos y poco a poco se ha ido haciendo ‘parroquia’ en torno al local de Guillermo Roiz de la Parra; vecino del barrio e iniciado en la cultura cervecera en los bares de la calle, Guillermo abrió esta tienda en 2012, cuando el fenómeno de las cervezas artesanas no estaba todavía en la cresta de la ola. En sus estantes, un abanico de cervezas internacionales, nacionales y locales y estilos de moda entre la nueva generación de cerveceros. Su país de referencia es Austria, su especialidad –aunque sea difícil elegir entre 150 referencias– son las Sour Ales –cervezas de levaduras salvajes y sabores ácidos, que se asemejan al champán o a los vinos blancos– y también tienen sello propio, con cervezas de edición limitada para cada estación: The Palm Beer (una Spring Ipa con lúpulo fresco), The Wild Bird (una bebida maltosa para el otoño) o The Black Wind (la negra de invierno).

 

L'Europe 02L’EUROPE (Cardenal Cisneros, 19). Una larguísima barra, mesas corridas y una cuidada selección de cervezas son las señas de identidad de otro de los veteranos de la calle. Nicolas Larraga, el propietario, y Juan Antonio Barrado, asesor, están orgullosos de haber impulsado a pequeñas fábricas españolas a las que dedican sus ‘domingos cerveceros’ en los que pinchan nueve barriles de producción artesana nacional. El empuje de las nuevas cerveceras se deja notar en su pizarra, en la que se alternan 14 referencias –se pueden consular en una app propia del local–. Es una de las pocas cervecerías en las que se puede tomar Pilsner Urquell fresca, sin filtrar y sin pasteurizar; también recomiendan cervezas especiales como la Urthel Samaranth, una cuádruple holandesa. Y en su carta, inspirada en la contundente gastronomía bávara, destacan las salchichas, los codillos y los platos preparados con cerveza, como las albóndigas en salsa de Trappe. Cerveceros hasta en la cocina.

 

Ceveceria-MadrizMADRIZ HOP REPUBLIC (Cardenal Cisneros, 21). Son los recién llegados a la calle: un bar dedicado a las cervezas craft que compaginan con cocina oriental y tapas vietnamitas. Un combo original en un local moderno que ha sumado una renovada propuesta a esta calle cervecera. La pizarra alterna barriles de cerveza española y de importación con su propia receta, Luchana, una American Pale Ale muy lupulada. Porque Madriz Hop Republic comenzó con Madriz, una fábrica ‘nómada’ con Jaime O’Connor como maestro cervecero. Actualmente tiene tres variedades: Luchana, Arapiles y Chamberí, un homenaje al barrio. Tras la barra se encuentra a menudo Sergio Parra, otro joven apasionado de la cerveza, que guía a los no iniciados por su gran carta de referencias artesanas en botella y por las combinaciones con los platos estrella de su carta: rollitos vietnamitas rellenos de gambas, setas y verduras; Bum Gâ, noodles de arroz templados con setas, frutos secos y cítricos, o empanadillas Gyoza.

 

Kloster 01CERVECERÍA KLOSTER (Cardenal Cisneros, 25) La ruta cervecera acaba en Kloster, un local de los años 60 –antigua cueva de jazz de la que le han quedado detalles y un ambiente especial– que desde el año 2000 regenta como cervecería Manuel Torres. Una extensa carta de cervezas internacionales, comida elaborada y música bien seleccionada son sus tres claves. Con especial querencia por las alemanas y belgas, Manuel no se cansa de recomendar la Erdinger, una cerveza de trigo alemana muy fresca, y siempre tienen a mano recomendaciones nuevas: esta Navidad, las belgas Gauloises Christmas o Bush de Nöel. La comida, también de importación, con cinco variedades de salchichas alemanas o codillo crujiente entre sus propuestas más sugerente, y maridajes sencillos para las pilsen, como croquetas o tostas de jamón. Noctámbulos pero también diurnos, los fines de semana, Kloster abre también para el vermú, con permiso de la cerveza.

* Fotos Alfonso Ondarroa

3 comentarios

  • Responder
    restaurante boadilla
    20 enero, 2016

    Una calle para visitar , sobre todo cuando estamos para festejar algo en particular , da para visitar todas las cervecerias pero no creo que todas en la misma noche.

  • Responder
    Angel
    25 enero, 2016

    Muy buen post, gracias por compartir esta información, con tu permiso lo compartiré con nuestros clientes a su llegada a Madrid para que lo disfruten.

    Un saludo.

    Ángel Torres

  • Responder
    Elizabeth
    22 septiembre, 2016

    Soy aficionada de la cerveza artesanal, es que desde hace tres años, uno de mis hijos tiene una fabrica de cerveza y un brew pub en La Plata y es riquísima. Asi que voy a ir a conocer esa calle y probar las que mas pueda

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR