Cafelito, Lavapies

A caballo entre el salón de la casa de la abuela y un laboratorio creativo y sensorial. Cafelito es un local en pleno centro de Lavapiés que apuesta por la dignificación del café y el momento de tomarlo. Bien hecho, molido al momento y emulsionado con diferentes especias (gengibre, canela, cardamomo, nuez moscada…). El resultado son sugerentes infusiones que no vienen ni en la carta. Todo depende de la temporada, del gusto del cliente y de la creatividad de Julio, alma del Cafelito junto a Santiago, su cómplice.

Julio ha traído hasta Madrid la esencia de los cafetales de Colombia -donde nació- y secretos de familia que no desvela a cualquiera. Este aroma de ancestros se fusiona a la perfección con sus estudios de diseño y su creatividad, algo que se deja ver tanto en el local -mobiliario, vajilla y utensilios recuperados y customizados hasta sacarles el alma- como en su cocina-laboratorio donde prepara cada café como si fuera un alquimista de las infusiones.

Café recién molidoRespecto a la carta, solo tiene tres variedades de café, dos de ellas permanentes -Colombia y descafeinado-, y otra itinerante, que va variando en función de la aceptación y opiniones de los clientes. De este modo se asegura de que tengan la oportunidad de probar diferentes variedades a lo largo de los meses sin que se vuelvan locos para elegir entre todos ellos a la vez. Pero también es un modo de hacer que repitas. De hecho, por cada diez consumiciones, la casa invita a un café -cuentan con una tarjeta de fidelización para hacer el seguimiento.

Un consejo: no te dejes llevar solo por la carta. Si la sigues al pie de la letra puedes pedir un café expresso, uno solo, un americano, un cortado, uno con leche, un capuccino, un bombón… si te dejas llevar por los consejos de Julio, probarás rarezas como el ‘café campesino‘, un homenaje al café que prepara su padre en su Colombia natal con miel, canela y panela. Pero la estrella del local es el café frío ‘Cafelito’ (solo o con leche), una versión totalmente original del café con hielo de toda la vida, pero emulsionado con un toque secreto y servido en una original cafetera de porcelana metálica. Aunque no solo hay café. También zumos naturales, téscookies, repostería casera y barritas de pan para el desayuno, todo ello preparado con productos de calidad, ecológicos, biológicos y de proximidad. Y libros, porque Cafelito es una especie de biblioteca viviente que pretende sobrevivir bajo la filosofía del trueque; los clientes tienen la oportunidad de llevarse cualquiera de los libros que hay por las mesas, siempre que a cambio dejen otro ejemplar en su lugar.

Y para los que no tienen tiempo de sentarse a disfrutar del café en el local, pueden llevárselo a casa, porque cuenta con servicio take away. Cómodo, aunque si eliges esta opción te pierdes uno de los detalles de bienvenida del local: nada más sentarte, Julio te acerca una jarrita con agua emulsionada para refrescar la garganta y preparar el paladar para lo que viene después. Entrar en Cafelito es entrar en un pequeño templo del café. No se admiten las prisas, pero sí el relax, la tradición y lo analógico -aunque tienen wifi.

 

Cafés, 1,30-2,50€; Desayuno especial, 2,50-3,50€

De lunes a viernes, de 08 a 20h; sábados y domingos, de 10 a 21h

Lavapiés

91 084 30 96

Un comentario

  • Responder
    10 septiembre, 2014

    Me apunto este sitio! Poco a poco voy conociendo más sitios de la ciudad y recomendando sitios que me gustan. Gracias por la idea, iré sin falta!

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies