panoramica 2

Hace sólo unos meses que el Teatro Pavón (Embajadores, 9 <M> La Latina / Tirso de Molina) dejaba de ser la sede provisional de la Compañía Nacional de Teatro Clásico –que volvía al que había sido su hogar hasta entonces, el Teatro de la Comedia, una vez que éste finalizó sus obras de rehabilitación–, cerrando sus puertas y dejando tras de sí la incógnita de cuándo volvería a abrir. El misterio en torno a su futuro se despejaba esta semana, cuando la familia de Teatro Kamikaze anunciaba que el Pavón sería su nueva casa. Con Miguel del Arco, Israel Elejalde, Jordi Buxó y Aitor Tejada a la cabeza del proyecto, el rebautizado como El Pavón Teatro Kamikaze, retoma sus actividades como un espacio artístico abierto y vivo que quiere convertirse en referente de la dramaturgia contemporánea.

Idiota © Vanessa Rabade_1

Kamikaze Producciones es un veterano proyecto especializado en la creación y producción de espectáculos para cine, televisión y teatro, aunque con una fuerte vinculación con esta última disciplina, lo que les llevó a formar su propia compañía teatral, con la que han producido algunas de las piezas más exitosas que se han podido ver en los últimos tiempos sobre las tablas madrileñas (‘La función por hacer’, ‘Misántropo’ o ‘Hamlet’, entre otras). Hace tiempo que buscaban una casa en la que establecerse como compañía, donde poder crear, estudiar, ensayar y exhibir sus propios montajes, y el Pavón se presentó como el lugar perfecto para hacer realidad este sueño. Por eso, las representaciones de El Pavón Teatro Kamikaze tendrán el mismo ADN que han mantenido todas las producciones de Kamikaze hasta la fecha, guardando un equilibrio entre los grandes textos de la literatura dramática y las nuevas dramaturgias, es decir, entre lo clásico y lo moderno.

Precisamente, su línea de programación es una de sus grandes bazas. Allí podremos ver algunas de las representaciones más célebres de su repertorio –’Juicio a una zorra’, ‘La clausura del amor’, ‘Antígona’ o las ya citadas ‘Hamlet’, ‘Misántropo’ o ‘La función por hacer’–, algo muy de agradecer, ya que algunas sólo estuvieron en cartel durante tres o cuatro semanas, y también producciones nuevas. La temporada teatral se abrirá a finales de agosto con ‘Idiota‘, una nueva pieza firmada por Jordi Casanovas y el segundo montaje de Israel Elejalde como director.

Pavon © Vanessa Rabade_9Los ‘kamikazes’ se han propuesto crear un teatro que sea espacio de encuentro y de diálogo, que sea su casa pero en la que también puedan ejercer de anfitriones de otras compañías invitadas, y sobre todo, que sea un lugar en el que establecer una relación con el público más allá del propio espectáculo, donde creadores, actores y espectadores interactúen, tanto antes como después de la función. Cuatro espacios diferenciados contribuirán a que esto se produzca: la propia sala –en la que caben unos 400 espectadores entre el patio y el anfiteatro–, el gallinero –una sala más pequeña, con capacidad para unas 80 personas, en la que se podrán ver funciones no convencionales y donde también tendrán lugar diferentes talleres y actividades como lecturas y ensayos–, el ambigú –el bar, un espacio fundamental en todo teatro que se precie, y quizá uno de los que más contribuya a eso de convertir el teatro en un espacio de diálogo– y la terraza –desde la que se pueden contemplar unas espectaculares vistas del Rastro y Lavapiés, y donde tendrán lugar veladas temáticas y conciertos–. Gracias a esta distribución han conseguido aprovechar al máximo todos los espacios del teatro y convertir la experiencia del espectador en algo mucho más completo, vivo, emocionante e interactivo que el simple hecho de ir a ver una obra de teatro.

Además de las funciones teatrales, en El Pavón también se podrá ver danza y música, representaciones infantiles y quieren tender puentes con Europa y Sudamérica, por lo que podremos ver montajes procedentes de estas regiones, junto a las producciones nacionales.

El edificio mantiene la esencia que ha preservado desde que se levantara allá por 1924 hasta la actualidad. Con su estilo modernista, las terrazas que rematan su fachada, sus famosos esgrafiados con motivos florales y geométricos y su icónico reloj, el Pavón es uno de los teatros más especiales que tiene Madrid, ubicado en uno de los barrios más castizos, culturales y activos de la capital. Ver cómo vuelve a abrir sus puertas es, desde luego, una muy buena noticia.

Más información sobre el teatro y las funciones en la web de Teatro Kamizake.

Pavon © Vanessa Rabade_3 2

Fotos © Vanessa Rabade.

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR