Cafe Berlin 01

Cuando se anunció que cerraba el Café Berlín de la calle Jacometrezo, muy cerca de la plaza del Callao, muchos se llevaron las manos a la cabeza. Aquel espacio era más que una sala de conciertos; durante sus cuatro últimos años dio cobijo a un gran número de artistas de géneros como el flamenco, el jazz o el folk. Siempre actualizados y adaptados a los gustos de hoy en día. Músicos como Mastretta, Diego Guerrero, Jerry González o La Shica fueron los embajadores perfectos de una manera muy diferente de entender el negocio musical, mucho más cercano y accesible.

Café Berlín | Sala de conciertos en el centro de MadridPero sus responsables, también dueños de la coctelería José Alfredo, no se quedaron con los brazos cruzados y buscaron una nueva ubicación al Café Berlín (Costanilla de Los Ángeles, 20 <M> Santo Domingo). Así es como ahora abre este despampanante local, a solo cien metros del anterior. Con una disposición mejor, donde poder disfrutar de mejor visibilidad, con una buena acústica y un aforo más grande -entran unas 300 personas-. Aquí cuentan con dos barras, una pista de baile circular y un amplio escenario, en el que hay sitio para un piano de cola. Las paredes, eso sí, están decoradas con molduras y apliques art deco rescatados de la sede anterior, que en unos meses será convertida en un hotel de lujo. Madrid cambia, nos guste o no, pero de nosotros depende reponernos y ofrecer alternativas.

El nuevo Berlín multiplica sus propuestas, reforzando lo que había funcionado anteriormente y apostando por nuevas noches. Como marca de la casa se sigue manteniendo la música en directo, si acaso reforzada, con los martes dedicados a la música latina, en el que la emisora Radio Gladys Palmera estará programando y pinchando de manera puntual; los miércoles son de Diego Guerrero y su jam de flamenco; los jueves son para espectáculos de primer nivel, como las Noches de Tablao del percusionista Bandolero; y así, de manera ininterrumpida, hasta el domingo. La parte de club también continúa con su idea de potenciar las sesiones de soul, funk, house y disco, a lo que ahora se añade la música de los ochenta y los noventa. Con una clara necesidad de dar visibilidad al pop y a la música indie.

La pista de baile, toda de madera, es uno de los puntos más valorables del nuevo local. De esta manera se van a impulsar eventos y actuaciones que ayuden a disfrutarla en toda su plenitud. Ya avanzan que habrá una roller disco. Madrid recupera un espacio, de capital privado, para la actividad cultural y musical de la ciudad, tan necesitada de este tipo de iniciativas.

Sin comentarios

Deja tu comentario

Últimos Tweets


Últimas ImÁgenes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR